¿Qué cenará la Familia Real Española en Nochevieja?

Como cada año y después del tradicional discurso del Rey en televisión todos los miembros de la casa Real se unirán para celebrar las Navidades. Para ello el grupo de cocina de la Zarzuela ha ideado un completo menú ideal para estas fiestas. ¿Quieres saber las recetas? Nosotras te desvelamos cómo hacerlo ¡Toma nota!

En la Casa Real Española vivirán las fiestas este año con el mismo espíritu de siempre. La Zarzuela se vestirá con el tradicional árbol de Navidad, con sus bolas de colores, luces y espumillón, y se podrán varios nacimientos, entre ellos uno de marfil y coral que perteneció a la reina Bárbara de Braganza, esposa de Fernando VI- y todos se reunirán en torno a la mesa en Nochebuena, después del discurso televisado del Rey.

El carácter especialmente familiar de esta noche decidió a los Reyes a organizar un bufé y no una cena sentados, para que los miembros del servicio puedan también pasar esta fecha con los suyos. Tan sólo queda un pequeño retén de camareros de guardia, que suelen ser suboficiales del vecino cuartel de San Quintín, en El Pardo, del que procede gran parte del personal de Zarzuela. Imagen Getty Images

Lombarda, aves (pavo, faisán y perdices), cordero asado y pescados. El menú, servido entre el restaurante Jockey y la casa Semon, lo componen platos tradicionales. Habrá besugo al horno y salmón, el preferido de Doña Sofía que, aunque tampoco esa noche prueba la carne, hará una excepción en su dieta ovolactovegetariana.

De postre, un variado a base de pasteles, frutas, turrón, frutos secos, nueces, higos y dátiles que mandan desde Túnez los hijos de Habib Burguiba, el mítico mandatario tunecino, quien implantó esta tradición. Y es que al menú navideño de nuestra Familia Real se añaden delicatessen procedentes del enorme volumen de regalos que reciben los Monarcas en Navidades de todas partes del mundo, cercano al centenar diario.

Buffet

Habrá ibéricos, patés y dulces de la enorme cesta que envían los comerciantes de Mercamadrid, tan grande que sus productos perecederos, como las frutas y verduras, se reparten entre los empleados de palacio para evitar que se echen a perder.

O las cajas de marisco que regalan los asentadores gallegos. Sin olvidar el incontable número de jamones de bellota, el caviar iraní, los exquisitos vinos (entre ellos, el francés Petrus) y las trufas blancas. O el marrón glacé, que es la debilidad de Don Juan Carlos, y los chocolates, que privan a la Soberana. Y, por supuesto, el Rey no perdona fumarse un buen habano Cohiba, regalo de Fidel Castro, que conserva en cajas en la cava de Zarzuela.

Autor: Elena Del Valle

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *