Cómo proteger la salud de los cambios de temperatura extremos

El termómetro ha llegado a descender unos 15 ºC en algunas regiones de nuestro país, de un día para el otro. No habíamos terminado de despedir el verano en algunas ciudades como Almería donde algunas todavía iban en chanclas y tirantes, o en Alicante donde muchas aprovechaban los últimos fines de semana de playa, cuando las montañas se han llenado de nieve.

De un día para otro, adiós al bañador y hola al abrigo. ¿Es esta circunstancia sana para el ser humano? ¿Cómo se adapta el organismo a un cambio tan radical? En una sociedad tecnológicamente avanzada como la del Occidente del siglo XXI , perfectamente bien. Disponemos de todos los recursos naturales y artificiales para protegernos del cambio del clima, siempre que este cambio no actúe como un cataclismo.

Así pues, sólo necesitamos conocer unas pautas básicas para que el cambio de temperatura no afecte a cuestiones básicas de nuestra salud. Bastará con protegernos por dentro y por fuera. Esto es, abrigarnos para aislar el cuerpo del los grados de menos y alimentarnos para fortalecer el sistema inmunitario y no dejarlo a merced de virus y bacterias que hacen su aparición en esta temporada.

Lo primero que tengo que deciros es que es importante abrigarse contra el frío. Esta perogrullada que ya nos vienen diciendo nuestras abuelas y madres, es una verdad absoluta y como tal, hay que tomarla. El frío debilita nuestras defensas, pero es que además, produce otros efectos indeseados en nuestro sistema músculo esquelético.

sneezing woman

Si te fijas bien en una mañana gris y árida, la gente camina agachada, metiendo la cabeza entre los hombros, resguardándose de forma instintiva, “ a lo avestruz”. Esta postura, que a veces se adopta de forma brusca produce no pocas contracturas musculares, pinzamientos y dolores de espalda. Es muy importante caminar rectos, mantener el equilibrio para que nuestra columna vertebral no se resienta.

Por otro lado, a la hora de practicar deporte, el running, que es incluso más placentero cuando el aire fresco te acompaña, hay que tener cuidado con no calentar lo suficiente. El cambio brusco de temperatura puede producir tirones musculares, calambres, contracturas y otras lesiones. Calienta antes de salir. Y abriga bien tus pies, mantenlos secos.

En cuanto a la dieta , soy consciente de que lo que apetece es un buen plato de cuchara, sustancioso y lleno a rebosar. Pero también sé que es ultracalórico, indigesto y poco saludable. Lo que necesitas son alimentos que reconforten, pero que, a la vez, te ayuden a proteger tu sistema inmunitario.

Legumbres y verduras lo hacen. Si las cocinas con aceite y sal, sin chacinas ni salsas cumplirán todas las funciones que necesitas. Un ejemplo de alimento que fortalece tus defensas es la alcachofa. Y, como sabes, no engorda, de ahí que se a haya utilizado tanto en dietas, incluso como ingrediente único.

Aunque se consume frío, la Navidad nos trae el marisco, que es rico en Zinc y también nos ayuda a ponerle freno a catarros, gripes y otras afecciones temporales.

Y sí quieres añadir a diario el punto antigripal, añade un poquito de ajo y jengibre a tus platos. Sabor y salud.

¡Que tengas una feliz semana! ¡Ah! Y que te abrigues bien.

ata poouramini 3

Ata Pouramini es autor del libro “Tú eres tu medicina”. Es orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Tiene en Valencia una de las consultas más importantes del mundo. Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Imágenes: Pinterest

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *