Prolapso uterino: ¿ Qué es?

Prolapso uterino se le denomina al descenso de los órganos pélvicos que pueden llegar a salirse de la vagina.

Es producto del debilitamiento de los músculos del suelo pélvico.

Puede afectar a mujeres de cualquier edad, sin embargo suele afectar a las posmenopáusicas, que tuvieron uno o más partos vaginales.

Por lo general el prolapso uterino leve, no requiere tratamiento, si es mucha la incomodidad o interfiere en tu vida normal, el tratamiento podría ayudarte.

 

Síntomas del prolapso uterino

  • Dolor en el bajo vientre, pesadez, o presión.
  • Tejido que sobre sale de la vagina.
  • Dificultad y dolor en las relaciones sexuales.
  • Dolores en la zona sacrolumbar.
  • Trastornos unidad urinarios, incontinencia o pérdida involuntaria de orina.
  • Náuseas, estreñimiento, o trastornos en la defecación
  • Sensación de estar sentada sobre una pelota pequeña como si algo saliera de tu vagina.

Los síntomas son menos molestos por la mañana y empeoran a lo largo del día.

 

 

¿Cómo se diagnostica?

Se realiza un examen pélvico con la mujer haciendo esfuerzo, y allí el médico diagnostica si es leve, o si es severo.

No es una enfermedad grave por sí sola, y por este motivo el tratamiento quirúrgico, se reserva para casos en los que el tratamiento conservador hayas fracasado. 

Una de cada diez será intervenida a lo largo de su vida debido a este problema.

 

 

 

 

 

Prevención del prolapso uterino

Puedes reducir el riesgo de tenerlo realizando lo siguiente:

  • Realizar ejercicios de Kegel regularmente, ya que fortalecen los músculos del suelo pélvico, especialmente realizarlos luego de tener un bebé.
  • Tratar y prevenir el estreñimiento alimentándote de manera adecuada, bebiendo mucho líquido, y tomando alimentos ricos en fibra como frutas, vegetales, y cereales integrales.
  • Evitar levantar objetos pesados de manera incorrecta, debes usar las piernas, el lugar de la cintura o la espalda. Al tomar un objeto pesado del piso debes flexionar las rodillas.
  • Controlar la tos crónica o la bronquitis, y evitar fumar.
  • La terapia de reemplazo de estrógenos en mujeres posmenopáusicas, ayudan a mantener el tono muscular.
  • Evitar el aumento de peso, consulta con el médico para determinar tu peso ideal y recibir asesoramiento.

 

Ante cualquier síntoma consulta a tu ginecólogo para sacarte de dudas y comenzar un tratamiento si es necesario.

 

 

Imágenes: emedinexus, Infosalus.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *