Problemas de un calzado demasiado plano

Las bailarinas suelen ser el calzado perfecto para ir a la última moda sin renunciar a la comodidad. O eso es lo que pensamos la mayoría de nosotras. Desconocemos que unos zapatos demasiado planos pueden ser tan perjudiciales para nuestra salud como unos tacones demasiado elevados. A continuación veremos por qué.

Con un calzado plano obligamos a nuestro pie a mantener una posición recta y sin soporte en el arco. De esta manera provocamos que todo nuestro peso caiga sobre los talones y los exponemos a un gran sobreesfuerzo y a un mayor impacto sobre el suelo.

Además, no nos protege de los terrenos desnivelados o con barreras como las piedras o las baldosas rotas de la calle. ¡Es como si fueras descalza! El uso continuado de este tipo de calzados puede provocar deformaciones y graves complicaciones en los pies que, en casos más extremos, pueden necesitar una intervención quirúrgica.

Para prevenir estos problemas no es necesario que renuncies definitivamente a las bailarinas o a todo tipo de calzado plano. Simplemente tienes que tener presente que no se puede convertir en tu calzado habitual, resérvalo para algunas ocasiones especiales. El resto del tiempo se recomienda usar unos zapatos con tacón máximo de 4 cm., ancho, confortable y que no presione la zona de los dedos del pie. A la hora de comprarlos es fundamental que te pruebes los zapatos en los dos pies, ya que no los tenemos iguales y debemos estar cómodas con ambos.

Estar a la moda es algo esencial para sentirnos a gusto con nosotras mismas, pero no dejes que perjudique tu calidad de vida. Siempre hay que buscar el equilibrio entre moda y bienestar.

Autor: Carla Ramirez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *