¿Por qué se hinchan los pies durante el embarazo?

La llegada del verano y de las altas temperaturas afecta especialmente a los pies de las mujeres embarazadas. El problema más común es la hinchazón que, aunque parezca un mal menor, puede provocar molestias al caminar e incluso dificultad para utilizar un calzado adecuado. 

Desde el Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) se ha señalado que el calor unido a los problemas circulatorios y la retención de líquidos son las principales causas que pueden provocar el aumento de su volumen. Por este motivo, los profesionales han elaborado un decálogo con recomendaciones que ayudarán a las embarazas a prevenirlo:

  • Dar largos paseos puede contribuir a mejorar la circulación. En verano, es perfecto caminar por la playa. Los profesionales nos recomiendan caminar por la arena mojada de la orilla y, después, seguir con el agua hasta las rodillas para activar la circulación. Por último, acabar andando por la arena seca que masajeará los pies y ayuda a tonificar glúteos y muslos.
  • Controlar el peso puede ayudar a evitar la hinchazón. Una buena manera de mantener el peso dentro del IMC es mantenerse activas evitando el sedentarismo para activar la circulación. Sin embargo, tampoco es aconsejable estar mucho tiempo de pie. Para descansar las piernas es muy útil apoyar los pies en una almohada y mantenerlos en alto para mejorar la circulación.
  • Evitar largas exposiciones en lugares donde haga mucho calor. Mantener la temperatura corporal fresca será de gran ayuda para evitar la hinchazón de los pies.
  • Hidratar los pies a diario también puede servir para evitar posibles molestias. Para ello es recomendable guardar la crema que utilicemos en la nevera o usar cremas de efecto frío porque los mantendrán frescos y activarán la circulación. Además, para evitar grietas y conseguir un mayor efecto del uso de hidratantes, es importante eliminar durezas acudiendo periódicamente al podólogo y exfoliándolos dos veces por semana con una lima o piedra pómez. En caso de no llegar bien a los pies, hay que evitar la autopedicura porque podrían producirse cortes o problemas en las uñas si no se cortan adecuadamente.
  • Masajear los pies al acabar el día o darse un baño de contraste puede ser la mejor solución para evitar la hinchazón tras una calurosa jornada.

Imágenes: Corbis

Autor: Anna Güell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *