¿Por qué debes salir de tu zona de confort?

Nuestra zona de confort nos protege y nos hace sentir seguros ante la complejidad de la vida. Abarca todo aquello que controlamos, conocemos y estamos acostumbrados. Entonces, ¿Por qué debemos salir de allí?

Puede que seas de los que piensan que si estas a gusto en algún sitio, no existe necesidad para buscar un cambio. Sin embargo, quedarnos estancados en nuestra zona de confort dificulta el crecimiento personal e impide que evolucionemos en todos los sentidos. Muchos repiten el dicho de “Mejor malo conocido que bueno por conocer” sin saber cuánto de equivocados están.zona-de-confort

El miedo es sin duda uno de los principales factores que nos entorpecen a dar ese paso, a cruzar esa línea invisible que nosotros mismos trazamos para refugiarnos de lo que nos asusta. Pero hay que perderle el miedo al miedo y  arriesgarnos a hacer eso que siempre quisimos hacer pero nunca nos atrevimos. De ese modo eliminaremos todas esas barreras internas y externas que nos limitan a vivir plenamente. Permitámonos el lujo de equivocarnos las veces que hagan falta, pues andar en terreno desconocido nos hará llegar a lugares donde nunca antes imaginamos estar.

Aunque salir de tu zona de confort puede parecerte misión imposible, nunca es tarde para buscar ese cambio que tanto necesitas. Todos conocemos a personas que se pasan la vida viajando, conociendo mundo y cambiando de aires constantemente. En el fondo todos queremos ser como ellos, pero no nos sentimos capaces. La rutina nos acaba atrapando, y todos nuestros sueños y aspiraciones se quedan en el aire. Hay muchos que se pasan la vida pensando en que hubiera pasado si hubieran tenido el coraje de salir de su zona de confort, y siempre les quedara la duda. Sin embargo, jamás se habrán arrepentido.

precipicio

Nuestro cerebro es experto en crear patrones automáticos, y cuando nos damos cuenta nuestro guión de vida ya esta escrito. Pero olvidamos que existe la posibilidad de borrar, rectificar y escribir de nuevo nuestra propia historia. Seguimos acomodados en nuestra zona de confort, incluso cuando sabemos que no queremos seguir ahí. Es inevitable sentir miedo e inseguridad antes de dar el paso que puede ser decisivo para nuestras vidas. Pero, ¿Como pretendemos encontrarnos si jamás nos llegamos a perder? No seamos conformistas, ni sigamos el camino fácil cuya meta se ve desde la línea de salida. Arriesguemos más, aceptemos retos, hagamos eso que nos hace realmente feliz y llenémonos de vida.  Porque es impensable temerle a la vida más que a la muerte. 

Imágenes: Pinterest

Autor: Celia Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *