¿Por qué cuidar el esmalte dental?

Cuidar el esmalte dental es muy importante pero, ¿sabes por qué? Listerine lanza un nuevo colutorio y nos explica las claves para cuidar el esmalte

Lucir una bonita sonrisa ya no es sólo cuestión estética. Las caries y los dientes sensibles son dolencias dentales muy molestas que sufre gran parte de la población. ¿Por qué se originan? ¿Cómo cuido mis dientes? Listerine nos explica los motivos y cómo prevenirlos. Así que si queréis cuidar vuestro esmalte, ¡estar atentas!

¿Sabías que el esmalte de tus dientes se puede desgastar?
La tarea principal del esmalte es proteger tus dientes frente a las agresiones externas. Debido a su alto contenido en minerales, el esmalte es vulnerable a los ataques ácidos, que pueden causar su desmineralización. Cuando pasa esto, el diente se queda sin su protección: el esmalte se hace poroso y se forman pequeños orificios por los que las bacterias entran, causando problemas dentales como la formación de caries.

¿Por qué se produce el desgaste del esmalte?
Hay muchas razones que pueden favorecer el desgaste del esmalte pero los principales factores son los ácidos de alimentos o bebidas. También influyen incorrectos hábitos bucales como cepillarse los dientes demasiado tiempo o demasiado fuerte.

¿Cómo se que mi esmalte se está desgastando?
Los primeros síntomas son unos dientes más sensibles y una ligera decoloración que se hace visible a través de manchas amarillas. Si no se hace nada para tratar el desgaste en su fase inicial, los dientes se pueden volver transparentes y más vulnerables a la caries.

Listerine Cuidado Total Reparador Esmalte

Por ello, Listerine Cuidado Total Reparador Esmalte es una fórmula compuesta por 4 aceites esenciales y flúor, que restaura y repara el esmalte dental, para una protección total contra la caries. Listerine además, nos proporciona una guía básica para prevenir el desgaste del esmalte y por tanto la formación de caries:

  • Tras tomar alimentos o bebidas ácidos, enjuagarse la boca con agua y esperar 30 min para cepillarse los dientes.
  • Ingerir bebidas ácidas o azucaradas con una pajita para evitar el contacto con los dientes.
  • Tomar un vaso de leche o queso después de las comidas.
  • Seguir una higiene bucal adecuada que incluya los siguientes 3 pasos (cepillado, hilo dental y enjuague bucal) y mínimo una visita al dentista al año.

Autor: Eva Marco

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Uso a diario Listerine Reparador Esmalte. Al principio me costaba mantenerlo en la boca pues es bastante fuerte, pero poco a poco me he ido acostumbrando. Noto los dientes más blancos y el aliento más fresco. Además fortalece las encías, pues antes me sangraban con el cepillado pero ahora no.
    No es de los más baratos pero lo recomiendo.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *