Pon a tu chico al día en cinco pasos

Los chicos cada vez le tienen menos alergia a eso de cuidarse. Gimnasio y dieta sana forman parte de su día a día, pero también se han lanzado a probar cremas y demás cosméticos. Es tu momento para convencer a tu chico de que se suba al carro del cuidado diario, ¡ayúdale a combatir a sus cinco grandes enemigos!

1. Caída del pelo

La caída del pelo es una de las cosas a las que los chicos tienen más miedo. Pese a que hoy en día ya no es tan grave, por eso de que llevar la cabeza rapada puede ser incluso atractivo, a los chicos no les hace ninguna gracia que el pelo se vaya cayendo. Si no quiere pasar a opciones más caras, como los microinjertos o los trasplantes, lo mejor será que le convenzas para que prevenga la caída con un buen champú neutro (de venta en farmacias) y alguna loción anticaída.

2. Barriga

Otra gran enemiga natural de los chicos, especialmente a partir de cierta edad. Mantenerla a raya es teóricamente sencillo: se trata de combinar alimentación sana con un poco de ejercicio. Claro que a más de uno, a la hora de la verdad, una de las dos cosas, o ambas, se les atraganta… Intenta retirar de su dieta los principales generadores de barriga (grasas) y convéncele para que se apunte al gimnasio.

3. Caspa

Nadie reconoce tenerla, pero la caspa existe. Por suerte, prevenirla es sencillo si se tiene un poco de constancia. La fórmula es combinar una buena higiene con el uso regular de algún champú específico para
tratarla. Si la cosa se resiste tendrás que luchar un poco más para que vaya, de cabeza, al dermatólogo.

4. Sudor

El exceso de sudoración es otro de los grandes problemas masculinos, ya sea por motivos estéticos (esos cercos en la camisa…) o por motivos olfativos. En sí, no es el sudor lo que huele; el mal olor lo provocan las bacterias que habitan en nuestras zonas húmedas, así que para evitarlo hay 3 opciones: matarlas, no sudar tanto o enmascarar el olor con algún otro aroma que lo tape. Estas tres condiciones las suelen cumplir los desodorantes más habituales del mercado, y están especialmente recomendados los que contienen algún derivado del aluminio.

5. Depilación

Donde hay pelo, hay alegría, dicen. Pero si esa alegría se concentra en sus hombros, espalda o entrecejo… no es para celebrarlo mucho. Las pinzas serán tus mejores aliadas para esas sesiones de tortura, pero en caso de que no des abasto lo mejor será echar mano de la depilación láser.

Autor: Dani Rodriguez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *