¿El pelo cae más en otoño?

La caída del pelo durante la primavera o el otoño es absolutamente normal y habitual en muchas personas.

El cabello tiene ciclos y sufre agresiones con la exposición al sol durante el verano, que lo debilita al igual que con el cuero cabelludo y termina cayendo.

Según datos de la Academia Española de Dermatología, el pelo suele morir en primavera, pero normalmente tarda hasta tres meses en caerse, por eso se produce el pico de caídas en otoño.

También explican que, independientemente de la época del año, de cada 100 pelos hay entre un 12 y un 15% de ellos en fase de renovación, lo que significa que en aproximadamente 4 años todo el cabello se ha cambiado.

 

¿Se puede evitar la caída del pelo?

Los expertos dicen que la caída es fisiológica y es complicado trabajar contra ella, lo que sí se puede es utilizar algún producto que nos pueda ayudar para que el cabello nazca con más fuerza y más sano.

Según los expertos es una característica más común entre las mujeres, porque en el hombre la caída es más continúa a lo largo del año.

 

Consejos para evitar la caída del pelo

  • Productos capilares: Es fundamental elegir bien los productos de acuerdo a nuestro tipo de cabello. Evitar el uso continuado de secadores y planchas o utilizarlos a baja temperatura.
  • Estrés: Es indispensable mantener equilibrados los niveles de estrés y ansiedad, porque son factores que pueden desencadenar en la caída del cabello.
  • Alimentación: Mantener una alimentación equilibrada con las proteínas y las vitaminas necesarias para tener un cabello fuerte y sano. Las verduras y las frutas frescas, además de las legumbres, son muy beneficiosas para lucir un cabello resistente. La vitamina B12 es muy necesaria, las personas vegetarianas o veganas, deberían acudir a un nutricionista, para no tener carencia de esa vitamina y saber que alimentos alternativos agregar en la dieta.

Si la caída es muy intensa, es recomendable acudir al médico de cabecera para realizarse un análisis de sangre y comprobar si existe falta de hierro, vitamina D o algún problema en la tiroides.

Lo primordial es conocer exactamente la causa para tratarla de la manera más adecuada.

Imágenes: Pinterest

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *