Calorías a raya esta Navidad

Las Navidades están al caer y con ellas los dulces, turrones y polvorones.  En esta época del año es más fácil que nunca coger algún kilo de más. Por eso, a continuación te proponemos unas sencillas ideas que puedes incluir en tus hábitos alimenticios para ayudarte a restar calorías y poder seguir disfrutando de las fiestas sin preocuparte. Sigue leyendo y no pierdas detalle.Té o café

Toma tu té o café diario sin azúcar y con leche desnatada. Cada cucharadita de azúcar son 20 calorías. Según un estudio, solemos tomar dos tazas de café al día, con un par de cucharaditas de azúcar por café, lo que suma 80 calorías. Si sustituyes el azúcar por stevia, endulzas más sin añadir calorías.

Zumos naturales

Tómalos recién exprimidos y sin azúcar (no les hace falta porque la fruta ya es dulce). De esta forma, son verdaderas bombas de antioxidantes y aportan muy pocas calorías.

Saltea en lugar de rebozar

Los rebozados no sólo aportan más calorías (del pan o la harina) sino también más grasas. Además, algunas vitaminas, por ejemplo la A, desaparecen con la fritura.

Tentempié

Cambia los palitos de pan o los biscotes por bastoncitos de zanahoria o de apio: 60 gramos de biscotes son 160 calorías; los vegetales, sólo 20.

Frutos secos

En crudo (el calor les hace perder propiedades) y sin pelar (con la piel que los recubre, sin cáscara): así conservan más vitaminas y propiedades antioxidantes. Toma tres raciones al día (una ración son 3 nueces o 6 almendras).

Pan de semillas o cereales

Las calorías son casi las mismas que las del pan blanco, pero su fibra llena más y facilita el tránsito intestinal, lo que hace que tu cuerpo elimine toxinas.

Queso, que sea fresco

Es mucho menos calórico y contiene menos sodio. El queso de Burgos aporta 150-200 calorías por cada 100 gramos frente a las 370 del queso gruyer o del roquefort.

¿Por qué no te convienen?

Precocinados: contienen abundantes grasas, aunque como no se ven, piensas que no. Por su exceso de sal y aditivos, colorantes y conservantes, que dificultan el trabajo de depuración del hígado y hacen que el organismo almacene más grasa.

Bollería industrial: incluye fructuosa como edulcorante y ésta puede hacer que la leptina (hormona que controla el apetito) no haga bien su trabajo. Son muy ricos en grasas: un cruasán, por ejemplo, aporta 18 gramos, y la mayoría son saturadas.

10 platos con 200 calorías (y no son a la plancha)

  • Salteado de setas con jamón serrano
  • Menestra de verduras
  • Arroz a la cubana (con sofrito casero)
  • Consomé
  • Calamares a la plancha con limón
  • Revuelto de ajos tiernos
  • Endibias con salmón ahumado
  • Conejo al horno con tomillo
  • Hamburguesa de pavo
  • Sorbete de limón

Imagen: nutri10testintoleraciasalimentarias.wordpress.com.

Autor: Carmen Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *