Mujeres mitómanas

Mentir es muy malo, pero cuando se convierte en un hábito puede ser peligroso ya que se podría sufrir de mitomanía, por eso mide las consecuencias de tus palabras.

La mitomanía es un trastorno psicológico que consiste en la tendencia patológica a mentir, distorsionando la realidad, de manera que ésta se hace mucho más llevadera para la persona afectada.

Las mentiras forman parte de la vida cotidiana, para hombres y mujeres. Contamos pequeñas mentiras con el fin de evadirnos de ciertas responsabilidades. Sin embargo, la incidencia habitual en este comportamiento puede convertirse en un verdadero problema para las personas que no pueden controlar la cantidad de mentiras que dicen.

En el caso de las mujeres, esta enfermedad se da en aquellas que se creen sus propias falacias, cuyas versiones cambian según la persona con la que hablen. ¿Por qué muchas mujeres llegan a este punto? Los motivos pueden ser varios, pero psiquiatras y psicólogos expertos en la materia afirman que esta enfermedad se da en casos de personas baja autoestima (causada a su vez por diversas causas, como haber estado expuestas a situaciones de tensión y estrés), que presentan diversas carencias afectivas, y que necesitan distorsionar la realidad para sentirse aceptadas y parecer mejores ante los demás, llegando, algunos casos, a adoptar características de personas a las que admiran o envidian.

Cuando el impulso de mentir se convierte en el día a día de una mujer, es evidente que algo está fallando en su desarrollo psíquico y/o emocional. Esta conducta resulta muy destructiva para la persona que la padece, ya que su realidad está completamente distorsionada y afecta también a su relación con las personas de su entorno.

Para superar este problema, es importante que las personas del círculo afectivo de la afectada le sugieran acudir a una terapia adecuada para superar la patología. Sólo así podrán recuperar la autoestima, seguridad, aceptación y confianza en una misma necesaria para enfrentar la realidad cada día sin necesidad de buscar excusas tan dañinas para evadir la verdad.

Autor: Mary Esther Campusano

Redactora de contenidos, amantes de los viajes y los felinos.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *