Tu mirada habla de la inseguridad en ti misma

La mirada es una de las herramientas más poderosas de nuestro lenguaje no verbal ya que, entre otras cosas, da información a nuestro interlocutor sobre nuestra seguridad o inseguridad y nuestro control de la situación.

Nuestro subconsciente interpreta las miradas esquivas, que parpadean rápido o que, simplemente, no miran, como un síntoma de incomodidad o de falta de seguridad. Por el contrario, las miradas directamente a los ojos de la otra persona, es sinónimo de atención y de poder.

No obstante, el hecho de mirar tiene una dificultad añadida y es que muy habitualmente es un acto inconsciente, es decir, que hacemos sin pensar. ¡Y aquí está el problema! Si usamos la mirada de una forma automática no seremos capaces de controlar esos pequeños indicadores que se cuelan involuntariamente e informan a quien tenemos enfrente de que nos falta seguridad.

mujer_insegura

Para poder transmitir confianza mientras hablamos -aunque no siempre nos sintamos así-, recomendamos los siguientes consejos para potenciar tanto la comunicación personal como profesional:

  • Mirar a los ojos de nuestro interlocutor de la forma más relajada y durante el mayor tiempo posible.
  • Jugar con la apertura de los ojos para transmitir énfasis, cuando los abrimos más de lo corriente; o para transmitir cercanía y precisión, cuando los cerramos más de la cuenta.
  • Quitarnos las gafas de sol o los sombreros con alas muy anchas, ya que impiden un contacto visual nítido y genera tensión.
  • Acompañar la mirada de forma coherente con el resto de elementos no verbales: una expresión facial empática; una gesticulación abierta, sin brazos cruzados; y una posición corporal equilibrada y con los hombros rectos.

La mirada tiene un sinfín de posibilidades y, cuando se empieza a sacarle partido, los resultados son inmediatos y muy agradecidos. Especialmente ahora, en la era de lo digital, una buena gestión de la mirada es un valor único de tu marca personal.

Imagen: Bing Images

 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *