Melón: ¿Por qué deberías agregarlo en tu dieta?

 

Melón: los beneficios que aporta a nuestro organismo. 

 

El melón además de ser una fruta con un sabor único, tiene gran cantidad de nutrientes para aportar a nuestro organismo.

Contiene gran porcentaje de agua, tiene un bajo contenido calórico y vitaminas A, E, fibras, carotenos y minerales, que pueden ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares.

 

Su aporte calórico promedio es de 35 a 40 calorías por cada 100 g.

 

Según expertos en nutrición 100 gramos de melón permiten cubrir alrededor de la mitad del aporte diario recomendado de vitamina A.
Una vitamina esencial para el crecimiento y desarrollo de las células, la visión, y el sistema inmunológico.

 

 

Melón y sus diferentes variedades

  • Cantalupo: es una de las variedades más cultivadas y su sabor es muy dulce.
  • Galia perfumado: es de corteza amarilla, pulpa verde claro y perfumado.
  • De invierno: es amarillo o verde, con la pulpa blanca, amarilla, o verde claro, generalmente no es muy dulce ni muy oloroso.
  • Amarillo: Es ovalado, de pulpa blanca, rosada, o amarillo claro, muy jugoso pero algo insulso.

 

 

 

 

Beneficios del melón 

  • Excelente diurético, también funciona como laxante suave y elimina toxinas.

Por lo que es muy beneficioso para la piel, y para una limpieza total del organismo.

  • Fortalece los huesos, dientes, y glóbulos rojos, por ser rico en vitamina C.

Además de combatir las infecciones.

  • Es muy bueno para la salud visual, ya que está enriquecido con betacaroteno.

Muy útil para aumentar la visión y la salud de los ojos.

  • Es muy recomendable para consumirlo si estás a dieta.

Porque es bajo en calorías grasa y colesterol.

  • Promueve el crecimiento del cabello porque es una fuente de betacaroteno que se convierte en vitamina A en el cuerpo.

Vital para un cabello saludable.

  • Aporta gran cantidad de vitamina B, que ayudan a prevenir la caída del cabello y promueven su crecimiento.

 

 

 

 

¿Cómo elegir el mejor melón?

Debe estar firme, no tener golpes, y al tomarlo con tus dos manos y presionar suavemente los extremos, debe ceder un poco.

De ser así, se encuentra maduro y lo puedes consumir.

Debe ser aromático. y es mejor esperar algunos días para comerlo.

 

Una vez abierto debes guardarlo en la heladera con una película de plástico por encima, para que mantenga sus propiedades.

 

 

 

Imágenes: Pixabay

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *