Medidas para que las oficinas de trabajo traigan felicidad orgánica

La oficina es el lugar donde más horas pasamos al día. Llamémosle consulta, centro de enseñanza, agencia de publicidad o sucursal bancaria. El centro de trabajo es el sitio donde, de lunes a viernes, invertimos la jornada. ¿No debería ser un sitio confortable y acogedor en el más amplio sentido de estos dos términos? Sí, por supuesto, pero no siempre los responsables de este cometido, bien empresarios privados u organismos públicos, se ocupan de ello.

Hasta el momento la salud laboral se ha venido centrando en evitar daños físicos al trabajador, así como en que el centro de trabajo cumpliese unos requisitos mínimos de espacio, luz y salubridad en general.Hoy, este planteamiento se ha quedado obsoleto. En la cultura del bienestar emocional, el trabajador es una persona ante todo y no solo se trata de producir, sino de producir en condiciones de felicidad. En un entorno físico positivo, alegre, se fomentan relaciones y productos positivos y alegres.

oficina_2

Es la teoría, ya que grandes empresas como Google entre otras, permiten llevar mascotas y autogestionar el tiempo libre. Sin llegar a esta situación, no es el propósito, sí quiero llamar la atención sobre la necesidad de que la oficina cumpla unos requisitos de “felicidad orgánica”. Me explico: que nos hagan sentir bien por dentro y por fuera.

Para mí, el movimiento debe ser la clave funcional de estos lugares. Nada de “sitting”, ya sabéis, ocho horas sentados, aburridos, en Internet, a la vez que trabajamos, pero, además, perjudicando seriamente nuestra espalda y nuestra salud en general.Por lo tanto, dejo aquí algunas ideas, que ya se están poniendo en práctica en algunos centros de trabajo:

  • Salas de reuniones sin sillas y con mesas altas, para que los asistentes puedan trabajar en ellas de pie. Por supuesto, proyectores a la altura de los ojos. Nada de agacharse ni subir la cabeza, mediante malas posturas cervicales, para atender.
  • Zonas comunes en las que se pueda estar sentado esperando o trabajando en equipo con pedales a unos centímetros del suelo – similares a los de los parques para personas mayores – para continuar moviendo el sóleo, el músculo de la pantorrilla, encargado del retorno venoso.
  • Oficinas sin ascensores internos si no es preciso. Es necesario ejercitar el movimiento para prevenir, no sólo lumbalgias, sino obesidad y enfermedades asociadas.
  • Sala de estiramientos .No es necesario tener un gimnasio, puesto que muchas oficinas no pueden invertir en gasto de maquinaria ni mantenimiento del mismo. Basta con unos tatamis donde el trabajador se pueda estirar tras pasar horas frente al ordenador.
  • Cintas para caminar. En algunas oficinas norteamericanas se han incluido en las zonas comunes, en lugar de los tradicionales juegos como futbolín o sillones para descansar. Con ellas se libera también algo de estrés.
  • Combinar el reposo y el movimiento. Se trata de introducir el movimiento en nuestra rutina de trabajo de la siguiente manera: 20 minutos de pie, ocho minutos sentados y dos en movimiento.

oficina_3

Son sólo seis ideas, seis puntos con los que ya comenzamos a tratar de atajar un problema de primer orden, una epidemia global como es la lumbalgia.

Más allá, cuánto aporta y qué poco se valora en algunos lugares la luz, el color, una planta o un detalle encima de una mesa. Por supuesto, siempre con aire y ventilación para mejorar la salubridad general, sin olvidarnos de estos tres elementos básicos que nunca deben faltar en un lugar de trabajo motivador y sano:

  • Luz: la vitamina D, presente en el rayos solares, nos ayuda a fijar el calcio y constituye un elemento más de prevención en contracturas y lesiones. Además está demostrada su incidencia en los cambios de estado de ánimo.
  • Plantas: mejoran el aire, purificando el ambiente en general. Varios estudios han vinculado su presencia en lugares de trabajo con un menor estrés debido a niveles inferiores de presión sanguínea en los empleados.
  • Agua: ya se sabe que es un elemento clave de bienestar. Dispensadores, fuentes, humidificadores, todo para el consumo interior y el disfrute exterior.

ata poouramini 3 copia

Ata Pouramini es director de Quiropractic Group y autor del libro “Tú eres tu medicinaEs orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Imágenes: Pinterest

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/salud`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/lo in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367