Los múltiples beneficios del Ginseng

El Ginseng es una planta, cuya raíz se utiliza con fines medicinales desde hace mucho: muy probablemente  hayas oído hablar de ella, ya que aunque utilizada tradicionalmente en Oriente, desde hace unos años se ha comenzado más emplear en Occidente en cremas, lociones y un sinfín de productos terapéuticos.

En principio, vale mencionar que existen varios tipos de Ginseng, aunque tres son los más conocidos y utilizados: el ginseng blanco, la raíz ni bien es recogida, el ginseng marrón, la raíz ya seca, y el ginseng rojo, la raíz tostada al vapor y secada al sol.

Esta raíz milenaria se emplea con varios fines, pero entre todos, su función energizante es quizá la más conocida y difundida, pero no la única. Se trata de un remedio natural que ayuda a equilibrar el organismo, reducir dolores y a tratar diversas enfermedades. Pues bien, veamos a continuación en más detalle:

  • Energizante: ideal para casos de cansancio y de falta de energía, el ginseng es un estimulante natural que energiza, pero sin provocar sobreexitación – lo que puede suceder con otras plantas- . Se utilizaba en Oriente para que los soldados recuperaran energía tras los combates. Está indicada asimismo para los depotistas y para reducir la fatiga crónica y el insomnio.
  • Combate el estrés: los betacarotenos que aporta esta raíz ayudan a contrarrestar el estrés diario, al tiempo que favorece la piel y la salud en general. El ginseng ayuda a regular la producción de cortisol, conocida como la hormona del estrés, al tiempo que incrementa la sensación de bienestar.
  • Favorece el rendimiento mental: gracias a sus propiedades vasodilatadoras, mejora la circulación de sangre al cerebro aumentando así también el rendimiento intelectual. Ayuda a la memoria, facilita la comprensión y la concentración, de aquí que se emplee también en jóvenes en épocas de exámenes o siempre que se necesite de un trabajo mental arduo.
  • Reduce el colesterol y equilibra el azúcar en sangre: gracias a sus benéficos componentes, el ginseng también mejora la calidad de la sangre, eliminando el colesterol malo y equilibrando el nivel de azúcar y la tensión arterial. En las personas diabéticas, estimula la producción de insulina.
  • Fortalece las defensas de forma natural: para reforzar el sistema inmune, la raíz de ginseng puede ser un gran aliado. Además, hay evidencia que daría cuenta de ciertas propiedades antitumorales de la planta: evitaría o neutralizaría el crecimiento de células malignas en el organismo.

Más usos y beneficios del Ginseng

  • Reducir el riesgo de angina de pecho.
  • Combatir el envejecimiento prematuro.
  • Prevenir gripes y catarros.
  • Prevenir la arteriosclerosis.
  • Tratamiento de problemas gástricos, incluidas las úlceras.
  • Tratar la anemia.
  • Reducir los síntomas de la fibromialgia.
  • Subir la tensión arterial baja.
  • Estimular el apetito.

Contraindicaciones: no se recomienda su uso en mujeres embarazadas o lactante, en bebés y niños de menos de 12 años, en mujeres que hayan tenido o tengan cáncer de mama y en personas con enfermedades auto inmunes.

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Tengo fibromialgia cual es el ginseng que mejor me va y cuanto cuesta

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *