Los beneficios de la acupuntura

La acupuntura es una de las grandes bases de la medicina tradicional china. Sus beneficios han sido comprobados durante miles de años en el gran país de oriente y últimamente se ha convertido en una técnica muy extendida en el mundo occidental.

La acupuntura plantea un tratamiento tiene como objetivo el flujo adecuado de energía por nuestro cuerpo. Cuando aparecen determinadas afecciones la energía se bloque en varios puntos provocando dolores y malestar. Es ahí donde entra la acupuntura. Mediante unas finas agujas se reactiva la energía en esos puntos para que vuelva a fluir con normalidad y los problemas desaparezcan.

Sus resultados son tan sorprendentes como efectivos. La acupuntura está aconsejada para todo tipo de dolores musculares, sinusitis, jaquecas, bronquitis, asma, dolores menstruales, problemas de circulación o reumatismo. Además, ayuda a controlar crisis emocionales como puede ser el estrés o la ira gracias a su poder anestésico. Incluso puede ser de gran ayuda para superar adicciones como el tabaco, el alcohol y la drogodependencia o para solucionar trastornos alimenticios como la bulimia o la anorexia.

La acupuntura no resulta dolorosa. A muchas de vosotras os puede dar impresión el tema de las agujas, pero lo cierto es que como mucho notaréis un pequeño calambre en el momento de introducir la aguja, que desaparece inmediatamente.

No solamente resulta beneficiosa para mejorar nuestras dolencias, sino que gracias a esta práctica potenciaremos nuestra salud general y ayudaremos a prevenir posibles problemas en un futuro.

Si decides probar este tipo de tratamiento asegúrate de ponerte en manos de profesionales titulados. Es una práctica que necesita el pleno conocimiento de la persona que lo ejerce, ya que de lo contrario puede empeorar nuestro estado inicial.

Finalmente, te recordamos que para que la acupuntura dé resultados es imprescindible que confíes en sus beneficios. Nuestra predisposición es esencial para que el tratamiento sea efectivo. Si piensas que no te va a funcionar y te muestras tensa no servirá de nada. Se necesita la total relajación del paciente para que los beneficios empiecen a apreciarse.

Autor: Carla Ramirez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *