Los beneficios de la siesta sobre la memoria

Dormir es esencial para la creación de recuerdos, eso ya es sabido, pero el tener una breve siesta es necesario para memorizar detalles tras un nuevo aprendizaje.

Así lo publicó recientemente la revista Nature Scientific Reports en base a un nuevo estudio realizado.

El sueño “bloquea” los mecanismos del cerebro para olvidar al reducir la acción del neurotransmisor dopamina y, por lo tanto, favorece la formación de la memoria.

Al parecer, y según los investigadores Michael Craig y Michaela Dewar, un estado de reposo silencioso tendría un efecto similar. “La investigación reciente sugiere que el sistema de memoria fortalece los recuerdos nuevos y débiles al reactivarlos”, explicó el primero. Según los hallazgos, “esto parece especialmente cierto durante el sueño y el reposo silencioso, cuando no se está ocupado asimilando nueva información sensorial”, aclararon los autores.

Además, la nueva investigación ha encontrado no sólo que un período de descanso tranquilo ayuda a recordar las cosas nuevas aprendidas, sino que ese descanso es crucial para retener los detalles más específicos.

 

 

Los expertos diseñaron una prueba de memoria para medir la capacidad de retener información concreta. Así, le pidieron a 60 jóvenes, hombres y mujeres, de una edad promedio de 21 años, que miraran un conjunto de fotos. Se les pidió discernir entre fotos “antiguas” y “similares”. Si la capacidad de los participantes para retener los matices era buena, dirían que las fotos eran “similares”.

“Sin embargo”, explicó Craig, “si no se almacenan recuerdos tan detallados, los sujetos deberían perderse las diferencias sutiles en fotos similares y confundirlas con fotos antiguas”.

“Los adultos más jóvenes que descansaron tranquilamente en los minutos que siguieron a la presentación de la foto obtuvieron mejores resultados al notar sutiles diferencias en fotos parecidas”, continuó Craig. Lo que sugiere que estos participantes almacenaron recuerdos más detallados, en comparación con aquellos que no hicieron el descanso.

“Este nuevo hallazgo proporciona la primera evidencia de que un breve período de reposo silencioso puede ayudarnos a retener recuerdos más detallados, aseguró el investigador.

Los expertos consideran que el reposo silencioso es beneficioso porque favorece el fortalecimiento de nuevos recuerdos en el cerebro, posiblemente al respaldar su reactivación automática, aunque los mecanismos detrás de este fenómeno siguen siendo una incógnita.

“No sabemos exactamente cómo funciona este fortalecimiento de la memoria relacionado con el reposo. Específicamente, sigue siendo desconocido si el reposo silencioso solo nos permite retener más información, o si también ayuda a retener recuerdos más detallados”, concluyó Craig.

Curioso, ¿verdad?

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *