Los beneficios de comer despacio

El estrés, las miles de cosas que debemos hacer en el trabajo, el cansancio, las prisas, mirar el reloj cada cinco segundos… La hora de comer puede convertirse en una carrera contrarreloj para llegar cuanto a antes a la oficina, a recoger a los niños, o a irnos directamente a la cama por la noche. Sin embargo, le estás haciendo un flaco favor a tu organismo si comes tan rápido. Aunque en ocasiones, la situación obliga, trata de hacerlo de una manera lenta y pausada. Estas son las razones por las que comer despacio hará que te sientas mucho mejor todo el día, contribuyendo a tu salud, a tu silueta  e incluso a tu estilo de vida:

– Si comes muy rápido, y además tomas líquido de una manera abusiva –aunque sea muy bueno beber mucha agua-, es posible que te llenes mucho antes. Sin embargo, la sensación de hambre llegará enseguida, y poco después de haber comido necesitarás picar algo, aunque realmente tu organismo no lo necesite.

– Sin embargo, si masticas cada trozo de comida que ingieras, podrás saborearlo mucho más, y hacer que tu estómago poco a poco vaya llenándose sin tener la sensación de hinchazón que tendría en el primero de los casos.

– Este hábito es muy recomendable si estás intentando perder peso. Harás que la comida dure mucho más tiempo, y no tendrás la sensación de estar a dieta.

– Además, el proceso de digestión será mucho mejor y tu cuerpo lo agradecerá. Esto puede ser beneficioso incluso si estamos disfrutando de una comida o cena copiosa, porque nuestro estómago no sufrirá posteriormente ardores o algo similar.

– El tránsito será mucho mejor, y conseguirás sentirte bien por dentro. Aprender  a masticar y saborear es aprender a comer.

Imagenp1.trrsf.com

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *