¡Las medusas vienen de vacaciones!… ¿Cómo protegerte de ellas?

A ver, todo ser vivo tiene derecho a descansar y si nosotras en el verano buscamos el sol y la comodidad de las aguas tibias, ¿porqué no las medusas?

No hay que satanizarlas, debemos partir de la base de que el mar es su hábitat natural (al igual que los tiburones que algún día los defenderé del flaquisimo favor que les ha hecho Hollywood) y que los seres humanos entramos en él a recrearnos o a explotarlo, pero, ¿es posible que convivamos en armonía sin salir del agua con una marca que parezca que un nube de moscos marinos nos pico alguna parte del cuerpo?

Pues afortunadamente ya existen remedios para evitar ‘roces’ innecesarios así es que prepárate porque hoy nos meteremos al mar y conoceremos a estos seres que causan el delirio de Bob Esponja, ponte bloqueador y repelente, unos buenos gogles y ¡al agua patos!

Las medusas también son conocidas como ‘aguas malas’ por su consistencia viscosa, su apariencia transparente o blanquecina las puede confundir con una bolsa de plástico, la diferencia es que te deja un recuerdo muy molesto en la piel al pasar cerca de ella, estos seres aparecieron en la tierra hace 500 millones de años.

Las medusas generalmente nadan en mar abierto, pero en determinadas épocas del año son arrastradas por las corrientes a la orilla de la playa (que para colmo nuestro, coincide con las vacaciones de verano), su cuerpo está compuesto por agua pero tienen toxinas que inyectan a sus presas para cazarlas y después comerlas, se alimentan de peces pequeños y medusas menores.

¿Parezco medusa y por eso me atacan?

¿Porqué atacan las medusas?

La realidad no es que tengamos cara de pescado ni que nuestras piernas tengan la tonicidad de una medusa, ellas simplemente se protegen de algo que desconocen, en este caso, los seres humanos, es su reacción natural y reaccionan así de forma automática al contacto con cualquier otro ser vivo, pero fastidia mucho cuando eso te pasa y le recuerdas el árbol genealógico a toda la especie.

La composición del veneno de las medusas es muy variable, al igual que los fluidos vitales de los seres humanos, depende de su alimentación y ritmo de vida, debes tener en cuenta que si te toca una medusa en la cabeza o en el tronco su veneno pasará más rápidamente al torrente sanguíneo. Hay que tener cuidado al tocar la cara o mucosas de nariz boca u ojos después de entrar en contacto con una medusa poco peligrosa, ya que aunque no se hayan sentido efectos en manos, es probable el arrastre de restos de cnidocitos (pequeños residuos con toxinas) que se pueden disparar.

Precauciones con las medusas

En el caso de los niños, la proporción de superficie afectada puede ser mayor en relación a su volumen y peso corporales, y por tanto, el efecto del veneno manifestarse antes o de forma más generalizada.

La capacidad tóxica de las medusas persiste después de su muerte a no ser que haya sido expuesta al calor del sol durante al menos un día así es que mucho cuidado cuando camines por la arena.

Si has tenido la experiencia de conocer de cerca de una medusa, recordarás una sensación nada agradable que no se le desea ni al peor enemigo, como un dolor vívido e inmediato así como un picor intenso en la zona afectada, en algunos casos puede desencadenar nauseas, vómitos y en ocasiones más graves, un choque anafiláctico que te impide respirar.

¡Ya me rozó una medusa!

Ante todo calma, el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona recomienda:

No frotar la zona afectada ni con arena ni con la toalla
No limpiar la zona de la picadura con agua dulce, usar siempre agua salada
Aplicar frío sobre la zona afectada durante 15 minutos usando una bolsa de plástico que contenga hielo
Nunca aplicar hielo directamente a no ser que sea de agua marina. Si el dolor persiste conviene aplicar de nuevo la bolsa de hielo durante otro cuarto de hora
Extraer cualquier resto de tentáculo que permanezca adherido a la piel, usando guantes
Si el estado de la víctima empeora progresivamente y se detectan complicaciones respiratorias, convulsiones o alteraciones cardíacas, ha de ser llevada inmediatamente al hospital para que le traten de estas afecciones

Se recomienda identificar la especie de medusa para que los médicos apliquen el antídoto adecuado (no tienes que ser bióloga marina como dice ser Ana Obregón) con que le describas al médico como era el animalito es suficiente.

¿Qué otra cosa puedo hacer?

Si no tienes hielo, puedes lavar la zona afectada con agua salada, suero fisiológico o vinagre, pero NUNCA con agua dulce porque esto puede activar los restos de medusa que puedas tener.

Retira los restos de nematocitos (espinitas o tentáculos que pudieras tener) para ello no recurras a tu mano desnuda ni a tejidos, auxíliate de algunas pinzas o tarjeta de plástico.

En cuanto al dolor lo más aconsejable es que utilices hielo, nunca en contacto directo (puede ser en bolsa de plástico) en intervalos de 5-15 minutos.

Si te habían dicho que lo mejor para disminuir la molestia es la orina humana, lamento informarte que de acuerdo al Dr. Paul Auerbach, un médico de emergencias del Hospital Universitario de Stanford y un experto en picaduras de medusas. científicamente esto no ha sido comprobado.

¿Cómo evito que me ataquen?

¿Cómo evito que me ataquen?

Además de la obviedad de apartarnos y no tocar los ejemplares que descubramos en el agua o en la arena, ahora existen algunos ‘repelentes para medusas’ que también te protegen del sol.

Fotoprotector ISDIN Extrem-40 Especial medusas

Este fotoprotector especial te protege del sol y de las medusas, está elaborado con una fórmula basada en los mecanismos de defensa de organismos marinos frente a estos seres gelatinosos.

Es efectivo en casi toda clase de medusas, exceptuando dos que viven en las costas del Caribe y Australia.

Ahora sí, ya estás súper informada en relación a las medusas y podrás sentirte segura de que si a alguien cerca de ti, la rentablemente, le toca pasar por esta experiencia podrás salir al rescate porque ya sabes qué hacer.

Ver Más…

Efecto espejo: Trucos para conseguir un cabello deslumbrante

CONCURSO SABORES: Dale sabor a tus comidas con ‘Cladivm’, un aceite de oliva de lujo

Autor: Karina Santillan

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/salud`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler(' <!DOCTYPE...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/lo in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367