Las mascotas son nuestra mejor medicina

Leo con mucha satisfacción en los periódicos que se ensayan terapias con mascotas dentro de algunos centros hospitalarios. No se trata en estos casos, de niños con problemas de TEA, sino de enfermos con diferentes dolencias, hospitalizadas por tiempo indefinido y con quienes se está probando los ya demostrados beneficios de estos maravillosos seres en nuestra salud.

Lo que los expertos están tratando de dilucidar es si a ciertos niveles de enfermedad, esos beneficios continúan produciéndose. Se sabe que tener un animal de compañía mejora nuestra salud cardiovascular, mantiene en buenos niveles la tensión arterial, la tensión nerviosa y, en el caso de los perros, nuestro estado físico. Lógico, puesto que la necesidad de sacarles tres veces al día nos obliga a movernos del sofá, salir a la calle y pasear.

mascotas

En este caso, y ya hemos hablado de ello en alguna ocasión, resulta magnífico practicar deporte con tu mascota. El canicross – correr con el perro – crea un vínculo muy especial, siempre con las precauciones debidas para que el animal no se lastime las patas en el suelo de la ciudad y que esté bien hidratado contra el calor. Un vínculo que sólo entienden los que tienen mascotas en casa y que es difícil de explicar con palabras.

Y es ahí donde quería llegar, simplemente el contemplar al animal en su vida cotidiana y en su relación contigo inspira y produce placer, puesto que nos hace liberar las llamadas hormonas de la felicidad: serotonina y dopamina. También está comprobado que pasarle la mano por el lomo a tu perro o gato nos hace liberar oxitocina, otra hormona del bienestar.

Belleza, ternura, tranquilidad, calma, son valores nada despreciables hoy en día. Quienes más se benefician de ellos son personas que viven solas, por supuesto, y también quienes padecen problemas depresivos, de ansiedad y, en un grado más profundo, dolencias mentales. De ahí, como os comentaba al principio que se utilicen los animales domésticos para terapias con niños y adultos con autismo, por ejemplo. Existen terapias conducidas con caballos y también en acuarios con delfines.

Por otro lado, para quienes tengáis más edad y la responsabilidad de educar a niños, bien como madres o por ser familiares o tutoras, os lo recomiendo como un elemento básico de crecimiento en la infancia. Los chicos no sólo aprenden a respetar a alguien más débil, también a cuidarlo y, lo que es más importante, a quererlo y a ocuparse de él.Los animales son ejemplo silencioso para todos nosotros. Si tenemos oportunidad de tenerlos cerca, hagámoslo. En la salud, y también en la enfermedad.

ata poouramini 3

Ata Pouramini es autor del libro “Tú eres tu medicina” y “El gato persa que quería comer caviar”. Es orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Tiene en Valencia una de las consultas más importantes del mundo. Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Imágenes: Pinterest

 

 

 

 

 

 

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *