La siesta, ¡el descanso express!

Te levantas muy pronto y estás toda la mañana sin parar en la oficina. Y al llegar a casa para comer… ¡No podéis más! Necesitáis un poco de relax. ¿Sabéis cómo encontrarlo? En la siesta, que os proporcionará un chute de energía.

Aprender a descansar es muy sencillo si sabes cómo hacerlo. Muchas personas no llegan a dormir bien por las noches por motivos muy variados, pueden ser los ruidos, las luces, el insomnio, los ronquidos… Sea lo que sea hay algo que nos molesta para no conciliar bien el sueño.

¿Cuántas noches has pasado en vela? ¿Cuántas noches no has conseguido dormir? Pues a muchas mujeres les ocurre igual que a ti. Según la OMS alrededor del 40% de la población no descansa bien.

Si tienes la gran suerte de poder descansar un poco después de comer, ¡hazlo! Porque te vendrá fenomenal. Eso sí, no puedes pasarte del tiempo… Si no, podrías levantarte peor. Veinte minutos que serán claves para que podamos cumplir el resto de nuestra jornada.

¿Quieres algunos consejos para aprender a descansar? Nosotras, de la mano de los expertos de Néctar, Salud en Positivo, te traemos algunos… A partir de ahora la siesta será una píldora express de energía positiva para tu cuerpo y tu mente. ¡Aprovéchalos!

– Es importante encontrar un sitio cómodo y relajante… Un sofá, una cama… Que puedas estar en una buena posición y estirado.


Para dormir completamente bien y sin distracciones es ideal que no entre ni un rayo de luz en la habitación. Así que baja las persianas... Pero como estamos hablando de la siesta y no puedes cerrar los ojos más de unos minutos es necesario que no te quedes totalmente a oscuras.

Olvídate del móvil y desconéctalo para evitar cualquier distracción, cualquier llamada o cualquier mensaje.

-Muchas personas no terminan de descansar ante el temor de quedarse dormidos… Si tu también tienes este miedo, ponte el despertador. ¡Así evitarás quedarte soñando!

Ahora solo te faltará cerrar los ojos, dejar la mente en blanco, olvidarte de las mil preocupaciones que tienes en la cabeza… Y a decansar. Dormir es un placer. Pero también es una necesidad. Así que… Atiende a estos consejos y ¡ya verás cómo notarás el cambio!

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *