La salud bucodental y la menopausia: Sonrisas maduras y sanas

La menopausia es una etapa en la vida de la mujer plagada de cambios hormonales y físicos que también afectan a la salud bucodental.

No podemos olvidar que los cambios vitales siempre tienen efectos en nuestros dientes y en nuestra salud.

 

Durante la menopausia, el paso del tiempo y los cambios hormonales afectan a la mucosa bucal, encías y al hueso alveolar que soporta los dientes.

Lo que se puede traducir en:

El cambio de color de las piezas dentales (oscureciéndose estas), alteración de su forma (bruxismo)  o, incluso, pérdida de piezas.

 

La reabsorción ósea se pueda ver agravada por la menopausia. 

También se puede agravar la enfermedad periodontal o piorrea.

Estas son muy comunes en la sociedad actual y requieren de un tratamiento y control periódico.

 

Entre las dolencias más comunes durante este periodo vital tenemos que hablar de la gingivitis descamativa.

Es decir, la separación de las capas externas de las encías que acentúan la hipersensibilidad dental por la retracción gingival.

Si la gingivitis no es tratada puede terminar ocasionando un problema más grave de periodontitis o piorrea que en ocasiones termina con la caída de los dientes.

Asimismo,  la gingivitis aumenta el riesgo de padecer caries porque deja al diente más vulnerable.

 

 

 

 

 

 

Desde Clínicas Propdental se hace especial hincapié en intensificar las revisiones al dentista durante esta etapa.

Así, se podrán detectar los  síntomas de las enfermedades y actuar lo más rápido posible.

De esta manera, las enfermedades bucodentales estarán controladas y no generarán problemas mayores.

 

El síndrome más común durante la menopausia que afecta hasta a un 85% de las mujeres, son las asfixias.

Esta sensación de ardor puede producir patologías como el síndrome de “boca ardiente”.

Las mujeres experimentan quemazón y escozor en el paladar, la lengua, mucosas orales y los labios.

Es muy común que esta enfermedad aparezca años después de que la mujer haya dejado de menstruar, es decir, en mujeres postmenopáusicas.

 

 

También encontramos el síndrome de la boca seca o xerostomía.

En muchas ocasiones esta íntimamente ligada a pautas de medicación crónicas, una patología muy frecuente durante la menopausia.

Se caracteriza por la disminución de flujo salival que ocasiona problemas al deglutir, masticar e ingerir alimentos.

 

 

Como podemos ver, la menopausia produce una serie de cambios hormonales de distinta índole que afectan a la salud bucodental de las mujeres de una manera muy particular.

Las pacientes requieren de unas necesidades especiales para el cuidado bucal durante esta etapa.

Por eso, es fundamental que las pacientes sean conscientes de sus síntomas y acudan a las revisiones del dentista para que mantengan su salud oral de manera óptima.

Diego Vieira, Director de la clínica Propdental. 

 

 

Imágenes: Pixabay, Propdental

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *