A la pareja hay que cuidarla, no manipularla

Uno de los aspectos clave de las relaciones interpersonales es el cuidado. Este se manifiesta de muchas maneras, tanto si ya conocemos a la otra persona como si interactuamos por primera vez con ella. En cualquier caso, donde cobra gran protagonismo es en la relación de pareja.

La mayoría de nosotros tenemos más o menos bien desarrolladas una serie de habilidades que nos ayudan a comportarnos de manera prosocial, es decir, actuando a favor de una relación y no boicoteándola: ser cariñosos, agradecidos, mostrar interés e ilusión, ser generosos y detallistas… Aunque hay personas que, por diferentes razones, carecen de unos mínimos en estas habilidades, quien más y quien menos puntuamos aceptablemente en ellas.

Por eso, en los inicios de una relación de pareja, resulta relativamente fácil cuidar a la otra persona. No nos cuesta demasiado interesarnos por lo que le pasa, mostrarnos empáticos frente a sus necesidades y agasajarla con mimo, siendo espléndidos tanto en lo material como en aquello que no se puede tocar.

Con el tiempo vamos adquiriendo confianza, lo deslumbrante pasa a ser cotidiano y las circunstancias de cada día –que, a veces, pueden ser muy adversas- devoran nuestras energías, esas que antes depositábamos con tanta fluidez en la relación, es decir, en el cuidado espontáneo y consciente de nuestra pareja.

pareja

Detalles sencillos, como regalar un piropo de vez en cuando, llevarle al otro la comida que le encanta y no pensar solo en la que nos encanta a nosotros o darle las gracias por las atenciones que nos presta -incluso por traernos un vaso de agua- corren el riesgo de quedar desdibujados por una convivencia llena de “sobreentendidos”, más orientada a las obligaciones logísticas que al cultivo de lo afectivo.

Si no nos damos cuenta de este hecho, así como de muchos otros todavía más trascendentes -por ejemplo escuchar, ser afectuosos y pacientes, acompañar al otro en su malestar y no solo en su alegría- puede que un buen día nos descubramos culpando del fracaso de nuestra relación al trabajo, a la rutina o a la crisis económica cuando, al margen de factores externos, somos también responsables de haber descuidado nuestra relación de pareja.

Por otro lado, muchas veces confundimos cuidar al otro con decidir por él, sobreprotegerle o controlar todo lo que hace. Pensando que actuamos desde el amor o que, simplemente, estamos pendientes, acabamos ejerciendo una especie de dominación disimulada o explícita sobre nuestra pareja que no fortalece nuestro vínculo, sino que lo contamina.

Por eso, presta atención a tu día a día y, al igual que eres muy exigente con tu pareja exígete a ti misma una puesta a punto de los hábitos con que cuentas para cuidar tu relación. Date cuenta también de esos momentos en que estar pendiente de la otra persona se convierte en controlarla: ahí no hablamos de cuidar, sino de manipular al otro.

Aunque parezca frívolo, es importante que cuides tu aspecto, con el que los demás también tienen que convivir. Con el tiempo, a veces, descuidamos nuestra parte exterior con el pretexto de ir “cómodos”. Dentro de tu estilo y de tus características, cuida tu imagen: es cuidar de ti y de la relación.

Escucha a tu pareja, obsérvala, capta la información que te transmite verbalmente y con sus actos. Puede que os conozcáis muy bien pero la gente cambia, evoluciona. No dejes de prestar atención a la persona en la que tu pareja va convirtiéndose día a día.

pareja_feliz
Dale tiempo y espacio a la otra persona y, en general, no quieras saberlo todo. El otro es alguien independiente, al margen de vuestra relación. Permite que tu pareja siga siendo ella misma.

Sé creativa, planea algo diferente, pregúntale a dónde le gustaría viajar, aunque sea solo como ejercicio de imaginación. Entérate de si le apetece ver algo en el cine. Ve a cenar a ese sitio que mencionó el otro día, aunque a ti no te convenza. Propón una actividad nueva que podéis realizar juntos.

A tu manera, reconócele sus logros, tanto por algo concreto que ha conseguido como por la persona que ya es. No des por supuesto que tu pareja sabe que estás orgullosa de ella, que te sigue gustando, que la quieres o admiras. Dilo en voz alta, a veces es necesario escucharlo.

En definitiva, cuidar a la pareja requiere trabajar cada día para ser una persona con la que apetezca estar, alguien atractivo por dentro y por fuera. Y, por supuesto, esperar que la otra parte haga lo mismo. En condiciones normales, y aunque en algunas épocas puedan darse asimetrías, cuidar a la pareja no debe ser algo unidireccional, ya que no funcionaría. La otra persona también debe cuidar de ti, contar contigo y esforzarse por ser alguien con quien merezca la pena seguir construyendo vuestro proyecto y a quien seguir queriendo.

Imágenes: Pinterest

 

 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/salud`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/lo in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367