La Obesidad y su cirugía. ¿Cómo tratar esta enfermedad?

Cirugía de la Obesidad del Instituto Quirúrgico Lacy (IQL): Cuando perder peso no es solo una decisión estética.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado la obesidad como la mayor epidemia del siglo XXI.  En 2005 había en todo el mundo unos 400 millones de adultos obesos y en 2015 este número se estimó que sería superior a 700 millones.

 

Cuando en Cirugía de la Obesidad del Instituto Quirúrgico Lacy (IQLacy) del Hospital Quirón Salud Barcelona hablan de obesidad no se refieren sólo a una cuestión estética.

 

Sino que hablan de los problemas de salud que tienen los pacientes obesos; unos problemas que se inician desde la adolescencia.

 

El Instituto Quirúrgico Lacy (IQL) es un centro de cirugía avanzada en Barcelona que ofrece a sus pacientes las tecnologías más novedosas en intervenciones quirúrgicas y se especializa en cirugía mínimamente invasiva; técnica utilizada en el 90% de sus operaciones.

 

Excelencia quirúrgica, referencia mundial, tecnología puntera y trabajo en equipo son los principales rasgos que su fundador, el Dr. Antonio De Lacy, quiso implementar desde el minuto cero.

Consiguiendo hacer del IQL el centro de referencia tanto a nivel nacional como internacional.

 

 

 

 

Pero hoy, en este post, hablaremos de su innovadora y segura Cirugía de la Obesidad.

Antes de eso, queremos hacer hincapié en algunos aspectos sobre los que la sociedad debería concienciarse seriamente.

 

Ya que, como el IQ Lacy apunta, el hablar de obesidad no pretende centrarse únicamente en un factor puramente físico, en un cuerpo más o menos estético, sino, en la salud de la persona que está en juego.

 

 

¿Qué es la obesidad?

Cuando hablamos de obesidad, nos estamos refiriendo a una enfermedad crónica de origen multifactorial prevenible.

Esto se produce por una acumulación excesiva de grasa o hipertrofia general del tejido adiposo en el cuerpo.

 

Que viene a decir, que la reserva natural de energía, que almacenamos en forma de grasa corporal, es tan elevada que puede poner en riesgo nuestra salud o nuestra vida.

Actualmente la obesidad es el 5 factor de riesgo de muerte en el mundo.

Los datos afirman que, al año, mueren al menos 2,8 millones de personas adultas debido a la obesidad.

 

 

¿Cómo se diagnostica?

El índice de masa corporal (IMC), es un valor numérico en el que se relaciona el peso con la altura de una persona. El IMC se calcula dividiendo el peso de kilogramos por la estatura en metros elevada al cuadrado.

  • IMC = KG/M2

Clasificación del estado nutricional según el IMC.

La obesidad se caracteriza por un exceso de peso respecto a la altura del paciente.  

El IMC (KG/m2) se utiliza tanto para diagnosticarla como para establecer su severidad.

 

Los valores del IMC son los siguientes:

  • 20-25: Valor normal
  • 25-30: Sobrepeso
  • 30-35: Obesidad grado I (también Obesidad Clase 1 u Obesidad Tipo 1)
  • 35-40: Obesidad grado II (también Obesidad Clase 2u Obesidad Tipo 2)
  • 45-50: Obesidad grado III(también Obesidad Clase 3u Obesidad Tipo 3)
  • >50: Superobesidad

 

Aun así, hay que tener presente que el IMC varía en función de la edad y el sexo.

De la misma manera que influye a las personas que, por ejemplo, hacen culturismo.

 

 

¿Qué problemas de salud conlleva?

El exceso de peso habitualmente disminuye la capacidad de realizar con normalidad actividades cotidianas.

El hecho de subir escaleras, peinarse, vestirse… acaba siendo un verdadero problema.

 

Pero, además, a raíz de la obesidad pueden aparecer otras enfermedades graves.

Como, por ejemplo: la diabetes, la hipertensión arterial, la artrosis, o un aumento en la incidencia de ciertos tipos de cáncer.

Altos niveles de colesterol en sangre, apnea del sueño, problemas de hígado o ataques cardiacos, entre muchos de los riesgos que puedes sufrir si padeces obesidad.

 

 

¿Cómo se debe tratar la obesidad?

Se ha demostrado mediante estudios científicos, que cuando el paciente obeso disminuye de peso, existen una serie de mejorías tanto en su calidad de vida como en la esperanza de ésta.

 

Para bajar de peso, en primer lugar, se debe seguir la dieta impuesta por el médico y realizar ejercicio físico.

Pero no siempre es posible, ya que las personas con IMC >35/40 tienen muchas más limitaciones y riesgos de salud.

 

La obesidad mórbida suele responder mal a los tratamientos típicos de la obesidad (dieta, deporte, medicamentos…).

El único tratamiento que funciona en estos casos es la cirugía.

 

Por ello, hemos de ser conscientes de que la obesidad es una enfermedad que, según en qué punto y circunstancia nos encontremos, puede responder de manera negativa a los tratamientos.

 

 

 

 

Como hemos dicho ya, es el momento de plantearse una Cirugía de la Obesidad.

Algunas de las técnicas quirúrgicas más avanzadas que utilizan en el Instituto Quirúrgico Lacy del Hospital Quirón Salud de Barcelona son: la Cirugía Bariátrica Laparoscópica y Cirugía Invisible-SILS.

 

Ambas técnicas han demostrado ser beneficiosas para el paciente obeso.

Ya que con ellas es posible realizar las intervenciones con prácticamente unas cicatrices invisibles y con un tiempo mínimo de hospitalización.

 

¿Qué es la cirugía bariátrica?

La cirugía de reducción de peso también se conoce como cirugía bariátrica o cirugía metabólica.

En todos los casos se realiza mediante vía laparoscópica.

Lo que ayuda a reducir el dolor, las molestias postoperatorias y el tiempo de hospitalización.

 

En la mayoría de los casos se realiza un efecto de reducción a nivel del estómago, de tal manera que no cabe toda la comida que se podría comer.

Y, por otro lado, en algunos casos, se añade un componente de mala absorción, que significa derivar los alimentos para que no recorran todo el tubo digestivo.

 

 

 

 

Hoy en día, los resultados de esta cirugía afirman que se puede llegar a conseguir una perdida de más de la mitad del exceso de grasa, en el 60-65% de los casos.

Incluso algunos de ellos, llegan a perder hasta el 80% de la grasa sobrante.

 

Es la opción más segura y recomendable.

Ya que además de permitirte ganar salud y perder peso, resuelve las enfermedades producidas por la obesidad.

 

Como ya hemos dicho, recurrir a la Cirugía de la Obesidad no es cuestión de mejorar el aspecto físico, si no mejorar en salud.

La obesidad es una enfermedad que pone en juego nuestra vida, y además, conlleva el riesgo de padecer otros muchos problemas de salud.

 

Por todo ello, cuando un enfermo tiene este problema la mejor opción es acudir a un médico de cabecera o endocrino para que le deriven a un cirujano experto.

 

En el equipo del IQ Lacy contamos con muchos años de experiencia, muchos enfermos operados y unos resultados acordes a los estándares internacionales.

 

En IQL están listos para escuchar y ayudar a cualquier persona que les necesite.

Sus técnicas quirúrgicas más avanzas están preparadas para ofrecer a los pacientes el mejor resultado.

 

 

 ¡Tu salud es lo más importante!

 

 

 

Imágenes: IQLacy

 

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *