La importancia de un descanso adecuado

Un descanso adecuado está relacionado con la prevención de enfermedades como el sobrepeso o problemas cardiovasculares.

Acostarnos siempre a la misma hora y dormir las horas necesarias acorde a nuestra edad y actividad favorecerán a un mejor descanso.
Es fundamental descansar bien, porque de no hacerlo podemos llegar a padecer algunos problemas de salud. El más común es el estrés, que afecta a muchas personas sin importar la edad y causa daños tanto físicos como emocionales. 

 

 

¿Cómo lograr un buen descanso?

Para poder descansar bien debemos seguir ciertos hábitos saludables como mantener una dieta adecuada, practicar ejercicio o realizar alguna técnica de respiración para relajarnos y mantener regulados nuestros niveles de estrés.

La mayoría de los adultos necesitamos dormir entre 7 y 8 horas diarias. Dormir menos de 6 horas puede ser perjudicial para la salud, porque no le estamos dejando el tiempo suficiente a nuestro cuerpo para recuperarse y realizar los procesos vitales que ocurren mientras dormimos.

Beneficios de un buen descanso

  • Mejora tu memoria.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • La presión sanguínea baja.
  • Mejora tu capacidad y tu concentración para las actividades.
  • Equilibra la energía.
  • Te sientes de buen humor y positivo.
  • Te ayuda a mantener un peso saludable.
  • Te sientes con más energía y motivación.

 

Recomendaciones para dormir mejor

  • Cenar muy ligero y 3 horas antes de dormir.
  • Evitar la cafeína por la noche.
  • Ingerir infusiones recomendadas qué te ayudan a alcanzar el sueño como la valeriana, la tila o la manzanilla.
  • Acostarte relativamente todos los días a la misma hora.
  • Leer o escuchar música suave o de relajación antes de irte a dormir.
  • Realizar ejercicios de respiración o dejar la mente en blanco un rato antes de dormir sin móviles ni televisión.

 

Distintos tipos de infusiones que te pueden ayudar a alcanzar el sueño.

 

Todos estos consejos son para crear un ambiente tranquilo antes de dormir, hacer una pausa, bajar el nivel de estrés y estar lo más relajado posible para prepararse para el sueño. Alejar la mente de los problemas cotidianos y poner la mente en positivo.
Lo mejor es mantenerse en calma, buscar lo que más te ayude a despejar tu cabeza y relajarte. De esa manera, tu cuerpo y tu mente estarán aptos para un descanso pleno y reparador.

Un buen descanso es sinónimo de salud, ¡No nos olvidemos de su importancia!

Imágenes: Flota, Diario Sur.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *