La dieta de la enzima prodigiosa

La enzima prodigiosa no es una dieta para adelgazar, es mucho más. El libro escrito por Hiromi Shinya, y titulado con el mismo nombre, propone una manera de alimentarse, una dieta a adoptar para siempre que no sólo os hará adelgazar sino que os prevendrá de enfermedades en general. ¿Queréis saber en qué consiste?

Hiromi Shinya, el autor de La enzima prodigiosa, empezó a interesarse por la alimentación y la nutrición cuando perdió a su mujer por una enfermedad. La frustración del autor al no poder ayudar a su mujer por desconocimiento, le llevó a estudiar sobre las dietas, qué alimentos son saludables, cuáles no, etc. Finalmente, en 2005, publicó el libro de La enzima prodigiosa y la verdad es que ha dado mucho de que hablar.

Básicamente, la dieta de la enzima prodigiosa sigue dos principios básicos.

1. Composición de alimentos de la dieta: los alimentos de origen vegetal deben constituir un 85 o 90% de nuestra dieta, mientras que los de origen animal deben quedar limitados a un 10 o 15%. Dentro de los alimentos vegetales, un 50% deben ser granos integrales, como arroz integral, pan integral, pasta integral, y legumbres; un 30% deben ser vegetales verdes, amarillos y raíces, como verduras, patatas, remolachas, algas… y sólo un 5 o 10% deben ser frutas, semillas y nueces. Respecto los alimentos de origen animal, debe abundar el pescado y, en cambio, se debe limitar la carne roja, los huevos y las aves.

2. Alimentos que suprimir o limitar: los productos lácteos, la repostería, el azúcar, el chocolate, el alcohol, las grasas y los aceites deben intentar suprimirse al máximo. Además, el café y el té deben limitarse a 2 o 3 tazas diarias como máximo.

Además, como recomendaciones, debéis saber que es ideal masticar mucho los alimentos para que la saliva comience con el proceso digestivo antes y para generar sensación de saciedad. También se recomienda cenar tres horas antes de acostarse para haber terminado con el proceso digestivo, beber mucha agua, dormir unas siete horas y acostarse siempre sobre la misma hora y, por supuesto, realizar ejercicio diariamente de forma controlada.

Siguiendo este tipo de alimentación, según Hiromi Shinya podréis combatir enfermedades cancerígenas, la diabetes, la obesidad y, además, adelgazaréis.

Imágenes: La enzima prodigiosa

Autor: Anna Güell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *