La comida rápida no sólo nos engorda…

No solo nos engorda, no solo compromete nuestra salud general, sino que además este hábito podría impedir la posibilidad de que valoremos una dieta saludable, según un reciente estudio.

Sabemos que si mantenemos una dieta equilibrada y sana y hacemos ejercicio con frecuencia, nos acostumbramos a un estilo de vida beneficioso que nos resulta más fácil de mantener. Simplemente nuestro cuerpo y nuestra mente se acostumbran a estar sanos, motivo por el que volver a una vida poco saludable resulta difícil.

Pues un grupo de científicos de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, ha determinado que exactamente lo mismo podría ocurrir al contrario. Comer comida basura con frecuencia suprime de forma importante nuestros deseos de llevar una dieta saludable y equilibrada.

Las pruebas para llegar a esta conclusión se hicieron con ratas de laboratorio, quienes al acostumbrarse a comer alimentos poco saludables no respondían de forma favorable a aquellas opciones beneficiosas y nutritivas.

Aunque este estudio no es del todo determinante, ciertamente explica algunas conductas de las personas acostumbradas a comer mal, quienes no muestran inclinación a realizar cambios en su dieta para mejorarla o a llevar otro tipo de alimentación, inclinándose constantemente por consumir productos grasos, calóricos o comida chatarra.

La relación que establecemos con la comida marca nuestra actitud frente a ella, por eso si encontramos recompensa solo en platos calóricos y consideramos que los saludables no nos satisfacen o son poco atractivos, es normal sentirnos puramente atraídos hacia el primer grupo obviando al segundo.

Esta investigación demuestra que comer mal puede ser más nocivo de lo que pensamos, un motivo más para cambiar nuestra dieta y vivir de forma más saludable.

Imagen: Vivirsalud.imujer

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *