La batalla final contra las grasas blancas

Acabar con las grasas es una de las tareas más complicadas y sacrificadas para todas, pero no es imposible. No te conformes solo con disimular su aspecto, las grasas, o lo que es más técnico, los adipocitos, son posibles de eliminar si se conocen bien y se saben combinar un buen entrenamiento con dieta, aparatología y cremas. Cada uno de estos métodos no tienen éxito por sí solos si no se llevan a cabo a la vez.

batalla_grasa

La grasa es algo que todos, incluso la gente con poco peso tiene. Para ser realistas con la cantidad de grasa que debemos tratar, es esencial hacernos una ecografía que nos enseñe cuántos centímetros debemos llevar a tratamiento y  ‘qué tipo de tratamiento’ será el que utilicemos. Según la doctora Irene Cruz -del Instituto Médico Láser-, saber distinguir entre grasa y celulitis también es fundamental para dar con el tratamiento adecuado. La celulitis es otro mal menor – o no- del que hasta las más delgadas padecen y que no deja de ser un tejido subcutáneo colapsado que provoca la tirantez y acolcha miento de la piel. Entonces, la pregunta que todas nos hacemos es ¿pero cómo acabo con la grasa?

Tenéis que saber que las grasas que debemos considerar eliminar son las blancas y no las marrones. Las blancas son la energía que se almacena en entre el tejido y el músculo en forma de lípidos y nos provoca los volúmenes que tanto odiamos y deseamos eliminar. El resto de grasas son necesarias puesto que éstas, las marrones, son las que se encargan de la termogénesis del cuerpo – generando calor para mantener nuestra temperatura corporal-. Para acabar con las grasas blancas, a parte de una buena dieta-, es necesario lo siguiente:

Sin título

1. Si la grasa es muy profunda, las cremas por sí solas no funcionarán, puesto que solo actúan en la superficie y no en la parte subcutánea, que es donde se acumulan los adipocitos. Si los casos de acumulación de grasas llega a niveles perjudiciales para la salud, será necesaria la cirugía.

2. Si las grasas localizadas se encuentran a unos 2 o 5 centímetros de la piel, el lipoláser o la radio frecuencia serán la aparatología más adecuada. Estos tratamientos, seguidos de 2 a 3 clases de 45 minutos de ejercicios diarios y una dieta adecuada, te harán ganar la batalla.

3. Irene Cruz también recomienda las terapias de micronutrición unas 3 o 4 veces por semana. Utilizan como productos estrella el omega-3 y los probióticos.¡4. Respecto a los famosos anticelulíticos en crema, masajear siempre de una manera profunda y con maniobras de ‘barrido’ – movimientos circulares desde el tobillo hasta la parte de los muslos-. Un truco que ayuda es rodear la rodilla con las dos manos como si fuera un anillo y presionar un buen rato para reactivar la zona y ayudar a drenar.

Como consejo final, la experta recomienda dejar el uso de cremas para después del deporte ya que tras el ejercicio físico el cuerpo tiende a necesitar recuperarse y en este momentos el gasto de energía del músculo es mucho mayor. Si aplicamos la crema después de hacer deporte aumentaremos su efecto en el cuerpo.

Imágenes: onlinepersonaltrainer.es,elespanol.com

 

Autor: Elena Cano

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *