La artrosis prematura: sus causas y solución

 

¿Qué es la artrosis prematura?

 

La artrosis, también conocida también como osteoartritis u osteoartrosis, es una enfermedad degenerativa de las articulaciones.

Afecta al hueso, al cartílago y a los tejidos blandos, y produce dolores en las caderas, rodillas, o cervicales.

 

Aunque se trata de una patología que siempre ha ido asociada a personas en edades avanzadas, cada vez la padece más gente joven.

 

Es la llamada artrosis prematura, y suele aparecer a partir de los 40 años.

A continuación, Clínica Rozalén explica algunas de las razones de su aparición:

 

Genética.

Es un factor determinante, si en la familia existen antecedentes, se puede padecer artrosis prematura.

 

Correr mal.

Un mal gesto al correr o no utilizar el calzado adecuado, aumenta el riesgo de sufrir artrosis, principalmente en la rodilla y en la cadera.

 

Sobrepeso.

Las personas con sobrepeso u obesidad tienen las articulaciones más resentidas, debido a que han de aguantar con todo su peso.

 

Repetir movimientos.

Hay actividades que hacen que algunas articulaciones reciban microtraumatismos de repetición, desgastando el cartílago antes de tiempo.

 

Mala alimentación.

Por lo general, la gente joven no sigue una dieta rica en nutrientes, por lo que las articulaciones estarán menos fuertes al no contar con los necesarios.

 

 

 

 

¿Cómo evitar la artrosis prematura?

1.      Mantenerse activo.

Media hora de ejercicio diario de bajo impacto resulta positivo para proteger las articulaciones.

Las actividades físicas en grupo varias veces a la semana también son una buena opción.

 

2.      No esperar a estar lesionado para ir al fisioterapeuta o médico.

Lo mejor es darle un enfoque preventivo en el que mediante una valoración postural y biomecánica se pueda prever qué lesiones existen y qué hay que hacer para evitarlas.

 

3.      Dormir bien.

Adoptar una buena higiene postural las 8 horas de sueño recomendadas, es algo fundamental.

También se recomienda utilizar un buen colchón.

 

4.      Buena alimentación.

Se deben introducir en la dieta alimentos con propiedades beneficiosas para las articulaciones. 

De origen natural y vegetal, ricos en vitamina C, proteínas, magnesio, Omega-3, etc.

 

 

 

 

Imágenes: clínicasrozalén

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *