Jackfruit, el nuevo superalimento

El concepto de “superalimento” ha llegado para quedarse, frente a quienes pensaban que se trataba de una moda pasajera para llenar espacios de revistas y blog. En absoluto, continúa entre nosotros y lo más interesante son los motivos. El primero es la búsqueda de productos más sanos, que nos aporten los nutrientes necesarios y que estén libres de azúcares y grasas saturadas. Los “superalimentos” lo cumplen, como hemos visto en semillas, nuevos tipos de trigo o simplemente en productos tradicionales de toda la vida, como el aguacate, que han sido rescatados para la mesa.

Otro de los motivos es su versatilidad; pueden ser utilizados como aditivo, plato único o snack en algunos casos y no olvidemos tampoco su función decorativa, divertida e ilustrativa de la cocina. Este último punto es importante para dar valor a la alimentación frente a la gravísima tendencia social que favorece las dietas y que, a veces incluso, lleva a trastornos alimenticios. Comer es, además de necesario, bonito y divertido. Hoy voy a hablaros de un “superalimento” que cumple todos los supuestos. Se ha puesto de moda, cómo no, gracias a las redes sociales, pero en nuestro país, concretamente desde el sur, desde Andalucía, se comercializa desde hace algunos años.

 

 

Se llama Jackfruit, algo así como la fruta de Jack. Es amarilla, gruesa, como dibujada por una animador y leo que es como una “gominota multifrutas”, una buena definición. Se conoce también como la fruta de la Jaca y es la fruta nacional de Bangladesh. Aunque su olor, en principio, no tiene por qué satisfacer a todos los olfatos, su sabor es exótico, algo así como una mezcla de plátano y piña.

Comer Jackfruit es una buena manera de sustituir los dulces artificiales por un alimento natural, sabroso, carnoso y rico en vitaminas, minerales y proteínas. Entre las primeras destacan la A, B y la C. La primera se ocupa de que nuestros tejidos se mantengan en óptimo estado para cumplir sus funciones. La vista se ve beneficiada de un buen nivel de esta vitamina. Óptimos registros  de la B suponen una buena barrera inmunitaria y la C es la clave para el mantenimiento de sustancias como el colágeno.

En cuanto a los minerales, tampoco está esta escasa esta fruta de beneficios : calcio, fósforo, hierro, magnesio, potasio y zinc son algunos. Los aportes de fibra, de más del 10% de lo requerido a diario, también otorgan un buen valor.

Contiene proteína vegetal y, al ser un producto carnoso, se está incluyendo en dietas veganas como sustituto de la carne. Un “superalimento”, pues, en toda regla, y no solo por su tamaño. Puede llegar a pesar 5 kilos y a medir casi un metro de largo y medio de ancho.

 

 

Ata Pouramini es director de Quiropractic Valencia y autor, entre otros, de Escuela de la Espalda y “Tú eres tu medicina”Es orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Tiene en Valencia una de las consultas más importantes del mundo. Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *