Ir a la moda… pero con buen pie

Bailarinas, botines, botas de caña alta, salones, cuñas, sneakers… El mundo del calzado femenino es toda una incógnita para los hombres y tengo que reconocer que he consultado a mis colegas (en femenino) para hacer la enumeración de tipos de calzado que encabeza el artículo.

Escoger un zapato es mucho más que una cuestión de estilo: es una decisión de salud, especialmente para las mujeres. Según las estadísticas, entre el 70% y el 85% de las españolas sufre algún tipo de dolencia en los pies que, en contra de lo que se cree, está más estrechamente relacionada con el calzado utilizado que con la genética.

Dedos de martillo, en garra, uñeros, superposición de los dedos… son algunas de las lesiones causadas por el uso de un zapato poco adecuado. Asimismo, lucir un bonito zapato de tacón durante horas provoca una excesiva curvatura de la columna, que puede derivar en dolores de espalda.

Pero ¿qué entendemos por un zapato adecuado? Yo diría que es aquel zapato que no daña nuestra salud, algo así como ‘zapato saludable’ y para escogerlo sólo hay que seguir una serie de recomendaciones:

  • No necesitas el mismo zapato si pasas gran parte del día de pie o caminando por la ciudad, que si trabajas 8 horas sentada en la oficina. Piensa el uso que le vas a dar y descarta los zapatos poco adecuados.
  • Como todo en esta vida, la clave está en la moderación. Ni a ras de suelo, ni en las alturas: el tacón ideal es de 4-5 cm.
  • El zapato debe ser flexible y que deje respirar el pie, mientras que la suela debe ser más dura para aguantar todo el peso sin deformarse. Los materiales recomendados  son el cuero y el caucho; y evitar el plástico.
  • Aunque parezca una obviedad, los zapatos deben ser cómodos. El mito de que, en unos días, el zapato se amoldará al pie es falso; será el pie el que se amolde al zapato, provocando rozaduras y otro tipo de lesiones. El zapato no debe doler desde el primer día.

Si estas recomendaciones llegan tarde y tus pies ya sufren las consecuencias de los dictados de la moda, hoy en día existen técnicas percutáneas (mínimamente invasivas) para tratar las deformidades del pie, sin ingreso, con anestesia local y sin apenas dolores postoperatorios.

Imagen: Úrsula Mascaró

Artículo escrito por el Dr. José Cordero, director médico de Néctar, Salud en Positivo

Néctar, Salud en Positivo la primera compañía de seguros de salud que permite contratar la póliza a través de internet y cuya filosofía es que la salud empieza en el bienestar de las personas. Su producto está pensado especialmente para las familias con hijos.

Autor: Judit Perez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *