Interpretación de la realidad: caer presa del pánico no ayuda a resolver problemas

No desparramar es difícil, sobre todo para algunas personas. Cuando digo “no desparramar” me refiero a no perder los papeles con uno mismo, a la capacidad para mantener la calma en los momentos en que los problemas se acumulan en lugar de caer presa de los nervios y la preocupación.

Hay gente que va por la vida con un temple especial. Todos conocemos a esas personas que, a no ser que las cosas que se pongan realmente feas, saben valorar los hechos en su justa medida sin generar a su alrededor un discurso catastrofista. Son personas tranquilas, sí, pero también seguras de sí mismas. Parece que se mueven según ese famoso proverbio: “Si un problema tiene solución, ¿para qué preocuparse? Y, si no tiene, ¿para qué preocuparse?”.

También hay otra característica que las define en esos momentos difíciles: prestan más atención a lo que ven que a lo que imaginan, por eso pueden mantener los nervios a raya y ponerse rápidamente en marcha para encontrar una solución. No es que no lo pasen mal, sino que no permiten que la crisis, sea pequeña o grande, se extienda como una mancha de aceite. Al final, la ventaja es que su desgaste psicológico es bastante bajo.

miedos_interpretacion_de_la_realidad

Otras personas tienen el disparadero de la ansiedad mucho más sensible y comienzan a sufrir rápidamente cuando aparece una adversidad. En lugar de la templanza, las caracteriza el miedo. No están seguras de sí mismas ni de sus capacidades y, a veces, parecen vivir en una tela de araña de dificultades y pequeñas desgracias cotidianas. Son esas personas que no han salido de una crisis y ya están afrontando la siguiente, con la rabia y la angustia que eso genera.

Así, una avería en la lavadora parece confabularse con otra en el móvil, con ese mail que no llega o que lo hace con una negativa a algo deseado; más tarde se les juntan uno o dos problemas de salud y un plan que se anula antes de descubrir que han olvidado algo en una tienda o que les han robado la cartera. Si a eso le unimos siete días seguidos a cuarenta grados de los que es imposible escapar…Tenemos el drama servido.

De acuerdo, nadie es perfecto, en la vida hay personas muy tranquilas y personas…Que necesitan más ayuda. No obstante, repitamos una de esas diferencias fundamentales entre ambos grupos. Quienes tienen mayor capacidad para mantener agarradas las riendas de sus nervios ante los problemas son aquellas personas que prestan más atención a lo que ven que a lo que imaginan. Quienes rápidamente se ven presas del pánico, el enfado y el victimismo ante esa constelación de problemas que a veces es la vida, son aquellas personas que quitan el foco de los hechos y lo colocan en su discurso interno.

Todos, pero particularmente estas personas, debemos incorporar una idea muy antigua y que está en la base tanto de la meditación como de otras terapias bastante útiles: los pensamientos no son los hechos. Es decir, una cosa es lo que ha sucedido –o puede suceder- y otra es el discurso catastrofista que elaboramos en nuestra mente y que añadimos a los hechos, generando más sufrimiento, más miedo y más victimismo. Parece muy básico, pero nuestra mente a veces va demasiado deprisa y lo olvida: pensar algo terrible no significa que sea verdad o que lo vaya a ser, diferenciar los hechos de nuestra elaboración interna es fundamental para que el miedo no nos absorba.

Nadie va a pasar de la noche a la mañana de ser el rey o reina de las crisis y los dramas a ser una persona ecuánime y templada. Sin embargo, aprender a detener la cadena de pensamientos añadidos a lo que ha sucedido y que son de nuestra cosecha es el primer paso para mantener la calma. Es decir, así se empieza a sufrir un poco menos y podemos orientarnos más a la solución del problema que a nuestro malestar interno, lo que hará que nos desgastemos menos.

rafael_san_romanRafael San Román es licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, terapeuta especializado en counselling y terapias de tercera generación, formador en talleres sobre duelo y pérdidas y autor del blog Psicoduelo

 

 

 

 

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *