Consigue el máximo de hidratación a través de los alimentos

La hidratación del cuerpo es una necesidad orgánica que no es exclusiva del verano. Es cierto que a mayor temperatura más riesgo de perder líquido a través del sudor y de sufrir un desequilibrio entre lo que ingerimos y lo que perdemos. Sin embargo, este balance debe ser correcto a lo largo de todo el año. La recomendación genérica de la EFSA – European Food Safety Authority –  es que para una correcta hidratación, se tomen entre dos y dos litros y medio de agua al día. Por supuesto, existen casos especiales y particularidades como el de la mujer embarazada, los deportistas y las personas con enfermedades o afecciones concretas, que se ven afectadas por la pérdida de líquidos. Pero en general, esa es la cantidad.

Otra excepción es la de los lactantes, que no deben tomar, según indican los pediatras, suplementos de agua en el biberón, si su alimentación es la adecuada en cantidad y calidad. El motivo, que sorprende a algunas abuelas, es que la cantidad de líquido necesario está comprendido en sus tomas de pecho o sus biberones de leche artificial. Si les damos tomas extra de agua, se llenarán y perderán el apetito. Luego no ganarán peso y se producirá la consiguiente alarma de la madre, sobre todo si es primeriza.

beber_agua

Algunos alimentos sólidos que ingerimos los adultos son también fuente de hidratación, sobre todo la fruta, de ahí que cuando se realiza ejercicio o se sale de viaje se recomiende habitualmente llevar una pequeña pieza de fruta para hidratarnos y obtener vitaminas y minerales que nos aporten energía. La pera, por ejemplo, es rica en agua y por esto aparece en las dietas de régimen.

Con el verano, aparece la alimentación estacional, cargada de productos refrescantes que nos aportan líquido y nos ayudan a combatir el calor y la sed. Las frutas estrella son el melón y la sandía. Ambos tienen potasio, imprescindible para la regulación del agua dentro y fuera de las células. Pero es que además, las dos tienen más de un 80% de su peso en agua.Prestad atención también a la piña cuando os acerquéis a realizar la compra. Es un básico de las dietas diuréticas, porque contribuye a la eliminación de líquidos ya de desecho, mientras que aporta un 85% de agua. El tomate, mitad fruta mitad hortaliza, es un producto esencial en la hidratación y, por lo tanto, no es casual que sea el ingrediente principal de las sopas veraniegas españolas como el gazpacho y el salmorejo. Nos aporta vitamina C en una cantidad importante, por lo que se le considera uno de los reyes antioxidantes.

frutas

Más allá de las frutas y hortalizas, sorprenden el huevo y el pavo por sus altos niveles de agua. Además, no engordan y aportan proteína. Son una excelente elección para dietas bajas en calorías. El marisco es un alimento excelente por sus propiedades hidratantes. Almeja, Ostras, centollo, percebe y otros tienen entre un 70% y un 88% de agua. Aportan Omega 3, zinc, calcio , vitaminas. El problema, como ya se sabe, es el precio. Pero, de vez en cuando, si podemos darnos un capricho, es bueno saber que es saludable sin abusar.

El agua es salud, belleza y bienestar. Tenla siempre presente en tu vida.

ata poouramini 3at

Ata Pouramini es director de Quiropractic Valencia y autor del libro “Tú eres tu medicinaEs orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Imágenes: Pinterest

 

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *