Hábitos saludables contra el sobrepeso

Los cambios de hábitos de vida pueden marcar la gran diferencia en nuestro peso.

Algunos ajustes de lo más simples podrán ayudarte a perder esos kilos de más y a mantener a raya tu peso adecuado.

Consejos contra el sobrepeso

 

Duerme bien

Un descanso correcto, en forma y tiempo, es esencial para mantener el metabolismo en buen funcionamiento. Dormir es lo que permite a tu cuerpo recuperar energía y a tu organismo mantenerse saludable. Si no duermes lo que realmente necesitas, estarás aumentando el riesgo de sufrir obesidad y diabetes.

La falta de sueño reduce la sensibilidad a la insulina y predispone al incremento de peso. Si a ello le añades una dieta calórica y altas dosis de cafeína, entonces el cuadro se torna aún más de riesgo.

Por todo ello, respeta el descanso y procura dormir, cada noche, al menos siete u ocho horas. La siesta, siempre que puedas, también aporta sus beneficios sobre la salud en general.

 

Consume variedad de frutas y verduras

En relación con la alimentación, la familia de las verduras y frutas son esenciales para tu salud. Una dieta sana y natural es base para mantenerse dentro de tu peso ideal.

Las verduras y frutas no solo aportan pocas calorías, sino que también son fuente principal de vitaminas, minerales y fibra, necesaria para mantener un sistema digestivo en funcionamiento y evitar el estreñimiento.

Además, siempre que optes por una manzana o por un snack natural, estarás dejando de lado otro tentempié procesado y lleno de calorías. Llena tu refrigerador de verdura y fruta fresca y acude a ella siempre que tengas que comer. Diseña un plan de alimentación sano y acorde a tus necesidades. Procura consumir verduras y frutas ecológicas y de estación, incluyendo variedad y color para asegurarte una buena nutrición.

 

 

Mastica a conciencia

La tercera de las actividades cotidianas que te pueden ayudar a perder peso es masticar bien los alimentos. Aunque pueda parecer un mito, no lo es. De hecho, masticar los alimentos a conciencia favorecerá tu digestión y te ayudará a acumular menos grasa.

La digestión comienza en la boca  y cuando masticas aquello que estás comiendo se segrega la cantidad de saliva adecuada para procesar adecuadamente los alimentos. El resultado es una mejor absorción de nutrientes y la sensación de saciedad por más tiempo.

Concentrarse en la comida

Elimina toda distracción y concéntrate en lo que estás comiendo. Es importantísimo que comas de manera pausada y lenta ¡Disfruta del momento!

¡No te pases! Sirve porciones pequeñas. Empieza por los vegetales y las proteínas y deja las grasas y carbohidratos para el final. Elimina el salero de la mesa ¡Ese plato no necesita más sal!

Camina tanto como puedas

Hacer ejercicio es importante y si pasas varias horas en el gimnasio es genial. Aún así, ten presente que algo tan sencillo como caminar a diario puede ser de gran ayuda.

Por este motivo, el consejo es evitar el coche tanto como sea posible. Procura recorrer las distancias cortas siempre a pie. Para las largas, analiza si podrías tomarte un tiempo extra para caminarlas o bien ir en bicicleta. Esto ayudará a que tu cuerpo se mantenga en movimiento y queme calorías todo el tiempo.

¡Apúntate a la vida sana y vive mejor!

 

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *