Guapa, interesante, con éxito… y a dos velas ¿Por qué será?

¿Por qué cualquier tía pedorra encuentra pareja y tú, que eres una
persona interesante y que no estás del todo mal, no eres capaz? ¿No
existen hombres aceptables… o es que los asustas?

Si no fuera porque además de todo eres modesta, dirías que eres una mujer con bastante éxito.
Poco a poco vas escalando en tu carrera profesional, has conseguido tu
independencia, te mantienes bastante atractiva, eres una persona
interesante, con buen humor… Sin embargo el terreno amoroso es algo que falla en tu vida y siempre te asalta la misma pregunta ¿Por qué cualquiera tiene pareja y yo no? Te damos la clave: el éxito personal asusta a los hombres. Pero tranquila ¡Te damos pistas para remediarlo!

Soltera pero no desesperada

‘Soy una mujer guapa, inteligente, con buen humor y con éxito, así que no me voy a rebajar a ligar con cualquiera por desesperación‘. Este es el planteamiento de muchas de estas mujeres que no encuentran pareja y se preguntan porqué.

Evidentemente no te vas a tirar al cuello del primero que se te presente pero esperar ideales que no existen tampoco sirve de nada. La actitud de ‘soy demasiado para ti, así que ni me mires’ crea una barrera a tu alrededor que demuestra tu inaccesibilidad no sólo para los que descartas desde el principio sino para cualquiera.

Con esa actitud sólo conseguirás que se te acerque un chulazo a
conquistarte más bien por el reto que por que les gustes y caerás
rendida al escuchar lo que quieres oír para después ver cómo se va.

Cambios sociales que a todos nos cuesta asumir

Hay muchas cosas que debes asumir para comprender la situación. Por un lado, ellos se sienten intimidados ante las mujeres de hoy en día para las que ya no son tan necesarios.
Deben aceptar que la casa exige responsabilidades compartidas y no
sentirse amenazados por nuestros éxitos laborales, pero poco a poco.

Su rol protector ante mujeres frágiles y sumisas ha desaparecido por la conquista por parte de las mujeres de su independencia económica, personal y sexual, y ahora no saben qué rol asumir ante ellas, por eso a veces se van por una opción más fácil como es una chica tradicional.

Por otro lado, tú también debes asumir cambios, como que es más difícil decidirse a comprometerse con otra persona cuando ahora ser un ‘joven’ de 40 e ir dando tumbos es algo aceptado
por la sociedad. O que tampoco tenemos que intentar tener el mismo
papel que ellos tenían: ser una copia con todos sus errores no nos
servirá de nada.

Pónselo un poco más fácil… al principio

La clave está en hacerles sentir que los necesitamos aunque no cómo ellos pensaban. Si saben que buscamos sensibilidad antes que ser el típico machito y los ‘educamos’ en eso se irán adaptando.

Muéstrate accesible y no hagas hincapié en los aspectos que más le intimidan.
Por ejemplo, si se siente inferior por tu posición laboral, al
principio intenta no pavonearte de eso; o si le intimida tu aspecto,
recíbele en casa con chanclas y camiseta.

Déjale creer que él domina la situación al planear actividades o decidir pequeños detalles mientras, poco a poco, vas ayudándole a hacerse a la idea de que siendo mujer también puedes trabajar fuera de casa, ser independiente económicamente, disfrutar del sexo sin tapujos…

Las claves para no asustarlo

En resumidas cuentas, no te muestres como una persona dura y exigente
sino hazle saber que eres una persona normal y que él también tiene
cualidades que admiras para que gane seguridad y puedas ganártelo.

Por ejemplo, aunque un hombre no te emocione en principio, no seas borde y habla con él ¡Ser simpática no cuesta tanto! Además si alguien te gusta preséntate tú, ya que le quitarás a ese chico el miedo al fracaso de dar el primer paso y se sentirá más cómodo.

Asimismo, igual que no quieres que te menosprecien, no lo hagas tú con ellos.
Una persona que acabas de conocer no tiene porqué satisfacer todas tus
expectativas intelectuales las aficiones que tenga pero que a ti no te
gusten (como el fútbol) pueden satisfacerle tanto como a ti las tuyas.

Ver más…

¿Qué tipo de seductora eres?

Manual para entender a los hombres… ¡Nos metemos en su cabeza!

Autor: Maria Ybarra

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *