Cómo evitar el dolor de espalda en la vuelta al trabajo

Septiembre es ya una realidad y si tienes trabajo, una realidad rotunda: la de las obligaciones que ocupan la de la mayoría de nuestro tiempo. No importa si tu trabajo es sedentario o requiere de tu esfuerzo físico. En ambos casos, lo vas a notar y lo que queremos es evitar el temido dolor de espalda. 

Lo primero es el cambio emocional. Si tu día a día te produce ansiedad y/o estrés por la obligación que requiere o no te encuentras a gusto en el entorno laboral, es muy probable que ese malestar psicológico se traduzca en contracturas, dolores y molestias en la zona dorsal. Es el llamado círculo vicioso de la espalda. Me duele y me deprimo, como estoy deprimida, me duele.

Este problema es algo muy importante que tenéis que solucionar al margen de vuestra salud física. Sí tengo que deciros que es necesario, o bien un cambio de trabajo, o si es posible, una profunda reflexión sobre cómo se puede soportar un clima adverso para no cargar, precisamente, “sobre nuestras espaldas” el malestar. Ayuda el deporte, la meditación, el silencio, tratar de no dar vueltas al problema una vez que salimos del trabajo; separar rotundamente nuestra vida personal de la manera en que nos ganamos la vida.

En cuanto a lo que podemos poner de nuestra parte para una buena salud de la espalda en el plano estrictamente físico, empezamos por los tacones, que no son ninguna broma. Si los llevamos todos los días, podríamos tener en un plazo medio problemas severos de columna . Mi recomendación es que si tu ocupación te obliga a vestir de una manera determinada, escojas zapatos con no más de tres centímetros, a poder ser con plataforma y en días alternos. Fijaos en que este tipo de calzado modifica la postura del pie y a la vez de  todo el cuerpo, al desplazar el peso del mismo hacia delante, siguiendo la forma del zapato. Nos echamos hacia delante, en un grado de inclinación proporcional al peso de nuestra masa corporal. Cuanto más altura tenga el tacón más nos desplazamos.

El hueso que soporta esta postura natural es la columna, justamente la encargada del equilibrio. A partir de ahí, sufren la cadera, la rodilla, la  musculatura al completo  – sobre todo los gemelos, que aguantan el peso – , y, por supuesto, los huesos y tejidos del pie.

El bolso, otra cuestión muy importante. No vamos de viaje, vamos a la oficina. Hay que procurar no cargar demasiado peso en trayectos largos a diario. Las mismas recomendaciones que hacemos a los niños con la vuelta al colegio sirven para vosotras. Procurad cambiar el bolso de lado, para no forzar siempre el peso hacia el lazo izquierdo o derecho del cuerpo. Si lleváis mochila, nada de llevarla colgando de un lado. Cada tirante en cada hombro y si son acolchados mucho mejor. Ya sé que no vais a la montaña, pero no cuesta nada protegeros del dolor y las lesiones.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la manera correcta de sentaros frente al ordenador: con los pies en el suelo y la espalda recostada en la silla en posición recta. Los codos deben estar apoyados en el reposabrazos de la silla, los hombros relajados y la cabeza y el cuello rectos.

Si tu trabajo es sedentario, levántate cada veinte minutos y procura tener cierta actividad durante unos ocho. Si, por el contrario, conlleva actividad, cuidado al agacharte, nunca lo hagas sin flexionar primero las rodillas, no cargues en exceso sin ayuda de maquinaria y si la llevas en la espalda, nunca en un lado, apóyate siempre en toda la musculatura dorsal.

Ata Pouramini es director de Quiropractic Valencia y autor del libro “Tú eres tu medicinaEs orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/salud`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler(' <!DOCTYPE...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/lo in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367