En forma: Cómo finalizar el entrenamiento

Hacer ejercicio es una actividad completamente placentera que favorece nuestro cuerpo y mente, pero cuando tras un buen entrenamiento se siguen las agujetas todo nuestro ímpetu parece extinguirse. ¿Hay forma de evitarlas?

La actividad física comienza desde el calentamiento hasta el último estiramiento y cada parte del proceso es igual de importante, tanto el momento que dedicamos a aclimatar nuestro cuerpo para el esfuerzo como los minutos en los que relajamos cada músculo para evitar contracturas y tensiones posteriores.

Lo primero que debes recordar es que el ejercicio debe terminar de forma progresiva y nunca de un solo golpe, debemos ir bajando la marcha poco a poco hasta acabar completamente detenidas dedicándonos a cada músculo que hemos trabajado.

Cuando se trata de actividades cardiovasculares, ya sea caminar, correr o ir en bicicleta, debemos reducir el ritmo hasta alcanzar una velocidad moderada, por al menos dos minutos, de este modo no solo nuestro corazón disminuirá la marcha sino que estaremos previniendo la aparición de lesiones y agujetas, comunes cuando nos detenemos en seco.

El estiramiento es una de las partes más importantes del ejercicio pues te ayudará a aliviar tensiones y a relajar los músculos que has trabajado, ya sea mediante actividades cardio, levantando pesas o haciendo ejercicios de repetición. Si no sabes por donde comenzar lo mejor es acudir a un entrenador o una clase de streching, de este modo conocerás los principales estiramientos y los músculos que trabajan, consiguiendo resultados más efectivos.

Recuerda que el ejercicio requiere de un poco de tiempo para hacerlo de forma correcta de principio a fin, garantizándonos todos sus beneficiosos aportes mientras mantenemos la salud de nuestros músculos.

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *