No tengas miedo, ‘empezar de nuevo’ es el camino

A  lo largo de nuestra vida, cerramos y concluimos etapas casi de una forma cíclica, y a pesar que esta impermanencia, este continuo viaje de inicios y finales es la parte natural de nuestra experiencia vitalel miedo a nuevos caminos suele ser un factor que nos condiciona en multitud de ocasiones.

Independientemente de cuáles sean los motivos o circunstancias que determinan el final de un acontecimiento, de una pareja, de un trabajo, o de una relación, la resistencia al cambio nos empuja siempre a enredarnos a buscar causas y culpables en lugar de enfrentarnos positivamente a una nueva posibilidad y experiencia.

El miedo a lo desconocido y la baja auto-estima pueden hacernos padecer cualquier pequeño cambio o modificación de nuestra rutina, pudiendo incluso afectarnos de forma grave sumiéndonos en un proceso de abatimiento o incluso depresión. Si echamos la vista atrás, confirmaremos como desde nuestro nacimiento toda nuestra vida ha estado marcada por un sinfín de finales y principios que han ido determinando y marcando nuestro comportamiento, personalidad y mundo emocional y psíquico.

Aceptar que el cambio es parte imprescindible y necesaria en la evolución personal, y que pese al temor inicial cualquier nuevo principio está potencialmente provisto de enriquecedoras posibilidades de auto-realización, puede significar un cambio drástico en nuestra actitud y en nuestra forma de ver y asimilar el final de cualquier evento.

Para conseguir sacar el máximo partido y deshacernos de dudas y temores respecto a lo que el futuro nos depara rodeados de nuevas circunstancias, debemos erradicar los pensamientos tóxicos que normalmente surgen de forma natural haciéndonos preguntarnos ¿por qué? ¿qué hice? ¿qué falló? etc…y que nos terminan conduciendo a aceptar algún tipo de culpa o reproche personal o responsabilidad.

En aquellas circunstancias en que fácilmente encontramos errores o pautas que nos señalan directamente como ‘causantes’ del final, de nada sirve culpabilizarnos ya que eso acabará afectando a nuestro estado de ánimo y lo que debemos hacer es aceptar sin más los acontecimientos y tomar ‘nota’ de todo lo que pueda servirnos para no cometer el mismo error.

miedo_al_cambio

En las situaciones en el que el temor a lo desconocido, a la soledad, a las dificultades, o al fracaso personal son difíciles de encarar y de reconducir, introducir paulatinamente pequeños cambios en todas nuestras rutinas, puede ser un sencillo truco que poco a poco vaya cambiando nuestra perspectiva y termine devolviéndonos la confianza y la certeza en que iniciando una nueva etapa recorremos un nuevo sendero donde las probabilidades de éxito y felicidad se desarrollan de nuevo.

Si aceptamos los acontecimientos con naturalidad, si apartamos de nuestros hábitos los pensamientos tóxicos que van en detrimento de nuestro potencial y en caso de dificultad estamos firmemente comprometidos con un cambio substancial en nuestra vida, enfrentarnos a nuevos caminos y nuevos retos puede convertirse en una experiencia muy enriquecedora que termine conduciéndonos al lugar, persona, o circunstancia donde encontremos la plenitud y la felicidad.

Imágenes: yago-tri.blogspot

Autor: Anabel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *