El síndrome de fatiga informativa ¡Que no te afecte!

A diario nuestro cerebro recibe una enorme cantidad de información que debemos procesar y atender. Pero el exceso, como en todos los aspectos de la vida, resulta también perjudicial.

El trabajo, las muchas responsabilidades, la familia, el curso de la economía, las noticias, los problemas políticos, sociales, de salud y todos los detalles que debemos atender cada día. Al finalizar la jornada es normal sentirnos agotadas y es que la sobreinformación a la que estamos expuestas a diario puede hacernos víctimas del síndrome de fatiga informativa.

Éste no solo resulta agotador, sino que además repercute en un aspecto importante de nuestras vidas: el sueño. Dormir nos permite descansar y reponer energías, pero cuando nuestra mente está llena de información nos resulta difícil conciliar el sueño, lo que se traduce en una mala noche y en un día poco productivo. Sin duda éste se ha convertido en uno de los males de la era moderna.

Por eso resulta fundamental buscar las alternativas para drenar la tensión producida por la mucha información que recibimos. Practicar actividad física, realizar yoga, pilates o meditación, y controlar el estrés de manera consciente son alternativas recomendables.

Además, resulta necesario aprender a desconectar al concluir el día, evitar estar en contacto constante con nuestro ordenador, móvil o con la televisión antes de dormir, y cerrar la puerta a toda aquella información que pueda generarnos tensión extra. Disfruta de un buen baño al llegar a casa, comparte con tus seres queridos y busca conciliar el sueño de la mano de un buen libro, éstas son las mejores estrategias para darle una pausa a la sobre información y evitar así este síndrome.

Imagen: bienestar.salud180.com.

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *