El maltrato tiende a la destrucción ¿Porqué muchas mujeres no lo detienen?

Cuando hablamos de maltrato psíquico nos referimos a toda conducta, intencionada, que produce desvalorización y sufrimiento. Maltratar, violentar, acosar, abusar, golpear, todo apunta a tener control sobre la mujer. Desafortunadamente a diario nos topamos con esta realidad que puede estar más cerca de lo que tú crees.

El maltrato es una cuestión de poder -o de no poder otra cosa; por ejemplo amar- es una manera frustrada de mostrar dominio, de exhibirse, creerse hombre.

Estas conductas abarcan un espectro que va desde el abuso verbal hasta la toma de decisiones, que la involucran, sin consultar a la mujer. Este abanico no excluye burlas, ridiculizaciones, manipulación, control abusivo de la economía familiar o desprecio; violencia física y hasta la muerte.

Esta destrucción resulta «visible «a través de síntomas varios: depresión, ansiedad, insomnio, complacencia excesiva por miedo a provocar ataques; en casos extremos deseos de suicidio.

El maltratador alterna días de ataque con arrepentimientos y días de «cariño». Estos días son, precisamente, el gran enemigo de la mujer maltratada porque descansa en esta «paz aparente» y «se olvida». En este descuido reaparece la tensión y sobreviene el nuevo ataque.

Estos días de calma devienen, además, en impedimento para cortar el vínculo –porque hay que cortarlo-. El tiempo de bienestar se paga con la dignidad; otras veces con la vida.

Cuando la relación está en sus comienzos y nada parece delatar el futuro calvario los primeros indicios encuentran a la mujer desprovista de respuestas .Estos ataques primeros resultan increíbles; ser agredida, humillada por «su amor» le parece inimaginable.

Los pequeños actos de dominación cotidianos son tomados como normales hasta que empiezan aparecer las faltas de respeto, las burlas, las mentiras.

Si no se reacciona a tiempo, progresivamente las conductas se agravan. Claro que la reacción es improbable porque su falta de valoración personal le impide reclamar por sus derechos, la hace propensa a ocupar ese sitio en el que será insultada, despreciada, se le negará dinero, se le impedirá trabajar o estudiar y no podrá salir sin justificar la salida.

El hombre domina a su mujer, muy en particular, a través del control económico. La dominación es el arma que da poder a estos hombres cuya valoración personal da por tierra y por esta razón necesita de una compañera inmóvil. Restringe todo movimiento de su mujer por la no disponibilidad de dinero.

¿Cómo son estos hombres?

Son manipuladores emocionales. Son hombres débiles que utilizan la dominación como modo de «creerse» superiores-al menos para no «saberse» débiles. Buscan y necesitan gente débil a su alrededor para ocultar la propia debilidad.

Esta falta de seguridad y fortaleza es reemplazada por el hipercontrol y los celos sin medida ni causa real. Consideran a su mujer y sus hijos como su propiedad y, con las pertenencias «uno hace lo que quiere».

¿Cuál es el perfil de la mujer maltratada?

Perfil de la mujer maltratada

Son mujeres de muy baja valoración personal a quienes acompaña una marcada sensación de no poder valerse por si mismas, es precisamente este rasgo de personalidad el que las hace dependientes pues sienten que si se quedan solas no sabrían qué hacer.

Fueron mujeres educadas con responsabilidades excesivas, no acordes con su edad; o por el contrario muy protegidas en su infancia; tanto que buscan un hombre que tome las decisiones por ellas. En caso de haber tenido responsabilidades prematuras en la infancia se transforman en mujeres altamente responsables y con gran sentido del deber y la obediencia.

Probablemente al leer estas características no puedas entender lo que en estos días ha ocurrido con Rihana; lamentablemente, a través de esta situación podrás saber que la belleza, el talento, la fama no constituyen una defensa, no inmunizan contra el maltrato.

No alcanza con estos atributos si detrás de la belleza o el talento no hay una conexión contigo misma que implique delimitación de espacios (los del otro y los tuyos), respeto por ti misma, valoración de tus capacidades y logros; o sea: Conciencia de ti misma, tus capacidades y posibilidades.

Puedes ser la más guapa o la mejor pianista del mundo; si no estás tú ahí detrás de estos atributos nada ni nadie podrá cuidarte, nadie te defenderá de esa mano abierta que va hacia ti; las mano de quien amas.

Ser bonita no es valorarse.

Ser bonita no es valorarse.

Tener talento no implica reconocerlo

Tener éxito no conlleva fuerza personal.

El maltrato no sabe de niveles culturales ni de recursos económicos; afecta a mujeres de todas las condiciones ; es exterior a la situación social o económica.

Donde no anida el maltrato es allí donde hay una mujer entera, consciente de sí misma, respetuosa de ella misma, de su tiempo, su espacio, sus posibilidades. Es donde estás ausente de ti donde la mano del que amas no acaricia. Es ahí donde te quedas con él.

Por temor a las represalias
Porque te ha amenazado
Porque temes estar sola
Porque temes no poder cuidar a tus hijos
Por los mandatos familiares que te dicen que te casas para toda la vida
Porque tienes una historia familiar de maltratos y los has transformado en algo normal
Porque niegas tu realidad
Sin darte cuenta que todo aquello que temes que ocurra si sales de ese agujero húmedo y gris que es tu vida, ya ocurre:
Estás sola
No puedes cuidar a tus hijos
Niegas la realidad
Estás casada para toda la vida: Hasta que la muerte, la tuya , los separe.

¿Qué hacer en caso de ser una mujer maltratada?

¿Cómo ponerle un «alto» al maltrato?

NO TE DOY MIS OJOS

-El primer paso de este arduo camino es hablar. Hablar sobre aquello que «no puede decirse».

-Acudan a un servicio de atención a mujeres, a la Concejalía de la Mujer, a Servicios Sociales Municipales.

-En primer lugar tienen que salir: salir es romper el silencio.

-Rompan el silencio denunciando la situación.

-Más tarde vendrá el tratamiento psicológico que les devuelva las riendas de su propia vida. Porque accederán a ellas.

-Lograr salir de esa relación es dejar de ser víctima de la violencia.

-Salir implica dejar el miedo y el peligro atrás.

-Una vez que logran este movimiento, casi todo lo demás es posible.
Salir es el primer paso hacia la valoración personal.

-Una mujer que logra dar este paso comienza a recuperar la confianza en si misma.

-Inicia el camino que la llevará a disfrutar de su dinero, de su tiempo; de su deseo, fundamentalmente.

Teléfono de emergencia (Comisión de Malos Tratos): 900 – 100 009

Y no olvides pedir ayuda y ayudar a quienes creas que aún no pueden hacerlo.

Tal vez estás inmersa en una situación de maltrato y no te has dado cuenta, ¿Cómo puedes detectarlo?

¿Vives una situación de maltrato?

Las integrantes de Construyamos Salud han acopiado (tomando la idea de las que utilizan en Texas Council of Family Violence.Estados Unidos) estas frases te serán de mucha utilidad como espejo de lo que, tal vez, te está ocurriendo o le ocurre a alguien cercano a ti y tú aún no te diste cuenta.

Léelas atentamente, son frases que narran la experiencia común a todas las mujeres maltratadas.

Mis problemas son menos graves que los de otras personas.
Tengo ganas de llorar. Me siento triste todo el tiempo
Me siento impotente y abrumada frente a los problemas.
Creo que los hombres son superiores a mí.
No conozco ni se defender mis derechos.
Ando tensa, asustada y preocupada.
No puedo pensar por mí misma. Me siento tonta.
Me cuesta mucho tomar decisiones.
Me siento como una nena dominada por su mamá.
No consigo ser adulta e independiente. No tengo vida propia.
Me pregunto si no estaré enferma o volviéndome loca.
Nadie se ocupa de mis necesidades. No me escuchan.
Ando escondiendo mis sentimientos. Parece que no me creen.
Me siento sometida y víctima de abuso, como si fuera una esclava.
Me miro en el espejo y me veo avejentada y sin atractivos.
No deseo levantarme. Estoy cansada y sin fuerzas.
Duermo mal. La comida no me atrae.
Tengo ganas de tomar pastillas o alcohol para calmarme.
No siento deseos sexuales.
No disfruto del sexo.
Me da asco o rabia acostarme con ese hombre.
No tengo paciencia, mis hijos me alteran.
Me pongo violenta con mis hijos.
Ya no recuerdo lo que es sonreír, reírme o divertirme.
No tengo amigos. La familia está cada vez más alejada
Siempre me duele algo o tengo algún malestar.
Los golpes son parte de mi vida.
Casi los espero por cualquier cosa que haga.
Tengo miedo, creo que estoy en peligro.
Quisiera matar a ese hombre.
No sé si puedo manejarme sola.
Tengo miedo a la soledad y el abandono.
Siento vergüenza.
Miento me escondo o disimulo con los demás.
Espero que este hombre cambie o que todo se modifique algún día.
Son pocos los que me aprecian. Ni mis hijos me respetan.
No puedo decir no, hago lo que quieren los demás aunque no me guste.
Mi vida no vale nada. No sirvo, parece que nada hago bien
Estuve pensando en suicidarme.
No pude más. Intenté matarme
Merezco todo lo que me pasa.
Creo que necesito ayuda y orientación.

Si lo deseas, escribe algo que sufras, sientas, temas o pienses que no esté expresado en las frases anteriores y envíalo a la Redacción de Nosotras:
(C/Roger 65-67 1ª planta. 08028 Barcelona)
o a :
psicologianet@hotmail.com

Corre la Voz

El silencio es cómplice. El que golpea a una mujer nos golpea a todas. Rompe el silencio

Mariana Fiksler

Si quieres saber más consulta padres e hijos.

Ver Más…

Autor: Mariana Fiksler

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/salud`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/lo in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367