Ejercicios para fortalecer la vagina y mejorar el placer

¿Sabes cómo aumentar tu capacidad para experimentar placer? Una de las maneras es hacer ejercicios para fortalecer los músculos de la vagina. Este tipo de técnicas nació en India y después fue mejorándose con técnicas japonesas y tailandesas y reciben el nombre de pompoarismo o pompear ¿Quieres saber más?

Aunque creas que no, es posible controlar la intensidad del placer sexual propio y de nuestra pareja. Una de las técnicas más efectivas (aunque no por ello más conocida) es la de los ejercicios vaginales, conocidos como pompoarismo o pompear. Este método nació hace 3.000 años en la India y posteriormente fue perfeccionado por otras culturas como la japonesa o la tailandesa.

Lo más efectivo es poner en práctica estos ejercicios diariamente, por la mañana y por la noche con series de 10 o 15 repeticiones de cada ejercicio. Aunque en un principio te resulte difícil mover los músculos de la vagina, las mejoras comenzarán a notarse en las primeras semanas ¡no te desanimes! A continuación te explicamos algunos de los ejercicios más efectivos:

1.Sentada en una silla con las manos apoyadas en la pierna mantén los pies en paralelo y separados por unos 20 centímetros uno del otro. A continuación contrae los músculos de la vagina como si estuvieses apretando algo dentro de ella, mientras cuentas hasta 3 para después relajar.

2. Conservando la misma posición, contrae y relaja los músculos vaginales rápidamente. Acompáñalo de una respiración acelerada para mantener el ritmo.

–SP—

3.Echada en la cama, de espaldas y con las piernas arqueadas, introduce un dedo dentro de la vagina e intenta apretarlo con los músculos. Si no notas presión introduce 2. Cuando notes la presión, vuelve a probar con un solo dedo.

4. En la misma posición que antes, introduce varios dedos en la vagina e intenta hacer un movimiento como si los “chupases”. Parece difícil pero realmente es muy eficaz.

5. Tumbada en una colchoneta de yoga, con las piernas arqueadas y los brazos a lo largo del cuerpo, contrae los glúteos y vete elevando la cadera poco a poco, para acabar apoyada en hombros y pies. Después vuelve despacio a la posición inicial.

6. Ponte de pie y con las piernas un poco flexionadas, las manos en la cintura y los pies en paralelo (separados por 20 o 30 cm) contrae la parte interna de tu vagina y mueve la pelvis hacia adelante y hacia atrás. Después de contar hasta 3, relajas.

7. De pie y con los brazos a lo largo del cuerpo, debes mantener los pies paralelos y distantes a lo largo del cuerpo. Contrae las nalgas e intenta unirlas lo máximo que puedas. Cuentas hasta 3 y te relajas.

Imagen de Andrés Sardá.

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *