Ejercicio: ¡Libera tensiones con la antigimnasia!

Al escuchar su nombre se pudiera pensar se que se trata de una actividad en la que la clave es justamente no hacer nada. Pero este concepto nada tiene que ver con la realidad. ¡En Nosotras te contamos de esta práctica y sus beneficios para el cuerpo!

La década de los 70 representó una revolución en muchos campos incluyendo el de la salud. Así de la mano de Thérèse Bertherat surgió una disciplina que lejos de menospreciar los efectos de la gimnasia clásica se dedicó a focalizar los efectos que pueden tener los movimientos mucho más armónicos en el cuerpo de las personas con el fin de desbloquear ciertos puntos y ayudarlos a mejorar su estado de salud.

Una sesión de antigimnasia nunca será igual para todos y es que cada participante va a su propio ritmo guiado por sus sensaciones mediante distintos movimientos de la cabeza, la espalda y las piernas que tienen un fin único: ayudar a liberar las tensiones de los músculos y huesos para mejorar el dolor corporal.

Relajar nuestro cuerpo, adquirir mayor flexibilidad y mejorar la calidad de vida de pacientes con diversas dolencias como la artritis, artrosis y osteoporosis son algunos de los beneficios que pueden recibir quienes practican la antigimnasia, consiguiendo evolucionar notablemente gracias a esta disciplina.

Además quienes practican antigimnasia mejoran su postura corporal, estiran los músculos del cuerpo fortaleciendo los tendones y músculos y disminuyen la presión en puntos claves del cuerpo. Estos son algunos de los beneficios de esta práctica pedagógica que te ayudará a equilibrar cuerpo y mente.

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *