¿Dolor de espalda causado por mochilas? Cómo evitarlo

El excesivo peso que llevan los jóvenes y escolares en la mochila puede ocasionar molestias en la espalda. ¿Cómo evitarlo? La mochila ergonómica y algunos consejos.

Miquelrius, con la colaboración del Hospital materno-infantil Sant Joan de Déu de Barcelona, han desarrollado la mochila ergonómica. El proyecto, fruto de un largo proceso de investigación de especialistas del departamento de Rehabilitación del hospital, surgió de la preocupación por el creciente aumento del dolor de espalda en los niños y adolescentes debido, entre otros factores, al exceso de peso de las mochilas y su uso incorrecto. Por esta razón, los responsables de la investigación del hospital realizaron un análisis de las mochilas existentes en el mercado, consultaron bibliografía internacional sobre dolencias de espalda y estudios de sobrepeso en las mochilas e hicieron pruebas en niños de diferentes edades hasta conseguir, después de casi un año de investigación, la mochila ergonómica ideal que ha materializado Miquelrius.

De esta manera, la mochila incluye mejoras para evitar contracturas musculares y dolores de espalda, como son:

  • Compartimento trasero acolchado y con cinta de sujeción para material pesado.
  • Tirantes anchos, acolchados y regulables con forma ergonómica.
  • Correas para ajustar a la cintura y al pecho.
  • Base rígida inclinada y protegida para asegurar el correcto reparto del peso.
  • Espalda acolchada.

Además, para sensibilizar al usuario, la mochila incorpora un folleto explicativo con instrucciones de cómo utilizarla correctamente para cuidar la espalda:

  • Vigila el peso que llevas en la mochila. No debes ir muy cargado. Debe pesar menos del 10% de tu peso y nunca sobrepasar el 15%.
  • Utiliza el compartimento más adecuado para cada objeto, según su peso y su tamaño: lo más grande y pesado, en el compartimento trasero cerca de la espalda. Fija el contenido con la cinta del velcro para sujetarlo bien y evitar que se mueva.
  • Utiliza siempre los dos tirantes. Si sólo te cuelgas uno, puedes tener contracturas musculares, dolor de espalda, etc.
  • Ajústate los tirantes para que la mochila te quede ceñida a la espalda. La mochila no debe quedar ni muy alta, ni muy baja. Debe quedar apoyada en la zona lumbar. Abróchate las correas pues te ayudan a llevar mejor el peso.

Autor: Eva Marco

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *