Diferencias de síntomas entre el resfriado y la gripe

En esta época en que el frío comienza a haber más resfriados y efectos de gripe que pueden dejaos en cama de unas horas a unos días. Suele haber confusiones en cuanto a cuándo se trata de uno o de otro. En este artículo os apuntaremos a diferenciar un poco las señales de cada uno, para que no tengáis confusiones y podáis tratar cada uno como corresponde.

En principio, vale mencionar que si bien en ambos casos los síntomas son similares, los del resfriado suelen aparecer más gradualmente, mientras que los de la gripe surgen más de repentino y son más duraderos. Las primeras señales de un evento de esta naturaleza son la aparición de una secreción nasal acuosa, estornudos y puede haber también molestias en la garganta.

Si en un resfriado común no se produce fiebre, en la gripe sí puede haber un aumento de la temperatura corporal – en más del 80 por ciento de los casos- en al menos un par de grados por dos a cuatro días. La congestión nasal, por el contrario, es menos frecuente en la gripe mientras que en el caso del resfriado puede durar hasta una semana. La tos, otro de los síntomas más frecuentes, puede darse durante varios días con la diferencia que en el caso de la gripe tiende a ser seca mientras que en el resfriado suele venir con flema.

gripe2

En los casos de gripe, el dolor de cabeza suele ser otro síntoma presente, en ocasiones, acompañado por escalofríos, malestar generalizado y cansancio. En el resfriado, como otros síntomas suelen manifestarse dolor de garganta e irritación en los ojos. En todos los casos, el guardar reposo y el dejar al cuerpo que haga su proceso, serán las claves de la sanación.

Pero además del resfriado y la gripe, hay otro problema que puede ocasionar sintomatología parecida: la alergia. Las típicas alergias estacionales que aparecen con los cambios de estación, pueden ser molestas y provocar secreción nasal acuosa, irritación ocular e incluso escozor en la garganta y tos.

alergias

Con respecto al tratamiento, si bien lo mejor será consultar con el médico, en el caso del resfriado se podrá recurrir a un descongestionante y analgésico para reducir las molestias, mientras que en caso de gripe ya se puede necesitar un antiviral -que deberá ser recetado por el médico-. Será importante cuidar la hidratación, con abundante agua y líquidos naturales en ambos casos, aunque con mayor atención en el primero. En caso de que para la semana los síntomas no cesen, habrá que consultar con un profesional de inmediato.

Finalmente, no olvidéis que si se trata de personas de más de 65 años, de bebés o niños, de embarazadas o de personas con enfermedades crónicas, sean cardiovasculares o pulmonares, la atención y los cuidados se deberán extremar. Así también con personas con enfermedades crónicas metabólicas, infecciosas o inmunológicas.

Imágenes: saudicas.com.br, jornalmontesclaros.com.br

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *