Remedios para evitar la retención de líquidos

La retención de líquidos es un problema muy común, sobre todo en las mujeres. La mayoría de nosotras la ha sufrido alguna vez La buena noticia (hay que mirar la parte positiva de las cosas) es que siguiendo unos sencillos consejos conseguirás ponerle fin al problema. Nosotras te contamos cómo.

Se considera que una persona padece retención de líquidos cuando su organismo tiene problemas para eliminar líquidos y humores del organismo y se supera un nivel del 75%. Esto puede provocar problemas de salud y también estéticos, ya que puede provocar celulitis y un aumento del volumen de la persona, que puede confundirse con sobrepeso.

Algunos de los síntomas generales son palpitaciones, hinchazón o malestar generalizado. Entre los factores que pueden producir que el cuerpo retenga más líquidos de lo habitual destaca una mala alimentación en la que se abuse de la sal y el alcohol, el sedentarismo, los cambios hormonales provocados por el embarazo o la menopausia o el consumo de ciertos medicamentos, entre otros.

Lo más recomendable, cuando se sufre de retención de líquidos por primera vez, es acudir al médico ya que pueden ser síntomas de otros problemas como la hipertensión o ciertas cardiopatías, por ejemplo. Sin embargo, también existen algunos remedios caseros, eficaces y fáciles de seguir para que consigas eliminar la sensación de hinchazón y terminar con la retención de líquidos, una vez descartadas enfermedades más serias por el médico.

Algunos remedios:

Haz ejercicio. Desde la bicicleta hasta la natación, pasando por caminar o el gimnasio. Si estás mucho tiempo sentada por tu trabajo, descansa cada poco y date un paseo.

No uses ropa demasiado ajustada, especialmente pantalones, zapatos o calcetines.

Duerme las 8 horas correspondientes. Un buen descanso es importante.

Bebe mucha agua. Aunque no tengas sed, ingerir mucho agua te ayduará a eliminar los líquidos sobrantes. Unos 2 litros al día.

Toma infusiones diuréticas, que también facilitarán que vayas a orinar con más frecuencia y elimines líquidos sobrantes.

Sobre todo, ten cuidado con el consumo excesivo de sal, que es uno de los principales factores contribuyentes a la retención y no consumas diuréticos a no ser bajo prescripción médica (pueden tener un efecto rebote). Y recuerda: el mejor consejo es seguir una dieta equilibrada rica en verduras, hortalizas, legumbres, proteínas y algunos hidratos de carbono procedentes de la pasta o el arroz.

Si quieres un ejemplo de la dieta que puedes seguir para evitar o remediar la retención de líquidos, consulta el siguiente enlace.

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *