No sin mi desayuno

Como sabéis, el desayuno es fundamental puesto que debe aportar la cuarta parte de las calorías diarias, procurando que sean alimentos saciantes. Según los expertos en alimentación, los españoles tendemos a desayunar poco y mal porque no le dedicamos el tiempo suficiente y prescindimos de alimentos básicos, sustituyéndolos por otros que deberían ser puntuales.

Descubre cuáles son los productos que no pueden faltar en tu desayuno y cuáles debes tomar de forma ocasional.

  • Consumo frecuente

Lácteos desnatados: apuesta por ellos, ya que su valor nutritivo es muy parecido al de los productos enteros. ¿La diferencia? Tres y hasta cuatro veces menos de grasa. Todo ello hace que, además, sean más fáciles de digerir.

Té verde o café natural: si eres golosa, opta por el té verde en tus desayunos, ya que esta infusión frena las ganas del comer dulce. Y el café también: elígelo de tueste natural para preservar su sabor.

Pan y cereales integrales: al contener una gran cantidad de fibra consiguen saciarte antes y por más tiempo. Son alimentos muy completos, ya que también te aportan vitaminas, minerales y un alto contenido en hidratos de carbono complejos. Eso sí, asegúrate que los cereales son sin azúcar.

Fruta fresca: con la gran diversidad de frutas que tenemos, puedes ir variando cada día, ya que sus propiedades son diferentes. Una de las más elegidas es el plátano: no engorda y sacia mucho.

  • Consumo moderado

Huevo: por lo general, nuestra dieta diaria tiende a contener un exceso de proteínas de origen animal. Por esa razón, es aconsejable que limites el consumo de huevos en el desayuno, ya que es un producto con un alto aporte de proteínas.

Jamón ibérico: todos sabemos que es un alimento rico y sano, ya que sus grasas son muy beneficiosas para nuestro organismo. Sin embargo, hay que tener en cuenta su elevado contenido en sodio y su alto aporte energético. Por eso, es importante que moderes su consumo.

Embutido cocido: es un alimento rico en proteínas y con pocas calorías y grasas. ¿El problema? Su alto contenido en sal.

Chocolate negro: tómalo en cantidades pequeñas y de forma puntual. Es un alimento muy recomendable en estas cantidades, ya que alivia el estrés, levanta el ánimo o beneficia  nuestro corazón.

 Mermelada ligera: ideal para combinar con queso fresco o yogur. Aporta alrededor de unas 50 calorías, pero pocos nutrientes si la comparamos con la fruta.

  • Consumo ocasional

Bollería industrial: contiene una gran cantidad de grasa, azúcar y calorías. Mejor, opta por la repostería casera: al ser tú la que cocinas, puedes elegir siempre ingredientes y cantidades más saludables y ligeros.

Zumo envasado: es un error pensar que este tipo de zumo sustituye a la fruta natural. La fibra y la parte de las vitaminas desaparecen, siendo los azúcares lo único que queda intacto.

Mantequilla: no debes excederte con la mantequilla, ya que una cucharada contiene 12 gramos de grasas, siendo más de la mitad de ellas grasas saturadas. Sustitúyelo mejor por aceite de oliva.

Imagen: siendomadre.com.

Autor: Carmen Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *