Desayuno perfecto ¡Empieza bien el día!

Seguro que muchas veces has oído eso de que el
desayuno es la comida más importante del día, o que hay que “desayunar como un
rey”. Y es cierto que es la comida que más energía debe aportarnos, así que toma
nota y aprende cómo hacer el desayuno perfecto.

Según los expertos, el desayuno ideal
debe incluir cereales, lácteos, fruta y proteínas. Así parece muy complicado o
incluso muy abundante. Pero es más sencillo de lo que puede parecer.

Los
lácteos pueden ser el simple vaso de leche acompañado o no de café, o yogures o
quesos. Las frutas pueden ser frescas o en forma de zumo y las proteínas
ideales para el desayuno son huevos, jamón o pavo.

Así, si queremos comer sano en el
desayuno pero no tenemos mucho apetito o no disponemos de tiempo, podemos optar
por una “fórmula sencilla” y tradicional: Zumo de naranja, café con leche y
tostada con pavo y queso de untar. Si tenemos más tiempo, lo ideal es empezar
el día con un desayuno completo, del estilo del que ofrecen los hoteles. O el
equivalente al clásico “brunch” (breakfast+lunch).

El café se puede mantener
tal cual, pero en lugar del zumo podemos optar por fruta fresca pelada y
cortada, varios tipos de pan, quesos y huevos revueltos con pavo o jamón.
Además podemos terminar el desayuno con algo dulce, como una mini napolitana o
un cruasán con mermelada.

Si nos decidimos por esta opción de desayuno
elaborado y abundante, debemos tener en cuenta que es muy saciante, por lo que
no será necesario que tomemos nada a media mañana. De hecho, el llamado “brunch”
sustituye a la comida, es como un desayuno tardío (de ahí que junte las dos
palabras). Es una costumbre americana y europea, que cada vez está más de moda
en España.

Se empezó haciendo en algunos hoteles y locales los domingos, para
las personas que disfrutaban de la “noche madrileña” y se acostaban tarde. Era
una manera de comer y desayunar a la vez, porque se hacía a partir de las 12
del mediodía. Uno de los brunch más famosos en la capital española es el del “Café
Oliver
“, famoso porque fueron pioneros en esta costumbre anglosajona. Este
local fue creado en 1966 por Adolfo Marsillach y ofrece unos desayunos
increíbles.

Además de
los “no madrugadores”, también es muy conocida la tradición del brunch entre
las familias con niños, pues a los peques les encanta este tipo de desayunos, y
además de divertirse lo pasan fenomenal. Así que ya sabes, si quieres empezar
el día de la mejor manera, desayuna sano, y si puedes alarga este momento con
un desayuno completo, sin prisas y todo lo abundante que quieras.

Tu cuerpo te
lo agradecerá porque estarás más activo, y tu mente también porque el desayuno
es la comida más importante del día. Y es verdad.

Autor: Marta Becerra

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *