Depresión: ¿Cómo influye la alimentación?

Cómo influye la alimentación en la depresión

 

La depresión es una enfermedad en la cual influyen muchos factores desde psicológicos, genéticos, ambientales, y biológicos.
Según los expertos la dieta puede ser efectiva para su prevención, aunque no en todos los casos.

Se han realizado muchos estudios para conocer como la dieta influye en determinadas enfermedades. En cuanto a de que manera puede afectar la alimentación al desarrollo de la depresión, la encontramos en lo que se conoce como sistema nervioso entérico (SNE), afirman los especialistas.

El SNE, es la parte del sistema nervioso que se encarga de regular el aparato digestivo, de allí la estrecha relación del estado de ánimo con enfermedades como: síndrome de colon irritable, diarrea, estreñimiento o acumulación de gases.

La importancia de una alimentación equilibrada para evitar la depresión

 

Los expertos explican que el origen de la depresión es puramente químico, por lo tanto, encontramos desencadenantes físicos como puede ser una carencia en la alimentación mantenida en el tiempo cómo falta de vitamina B, o de ácidos tipo Omega 3.

Es importante aportar alimentos equilibrados ya que actúan sobre nuestro cerebro provocando beneficios en nuestro estado de ánimo y sensación de felicidad. La clave está en planificar una dieta variada y equilibrada.

 

Alimentos que benefician a prevenir la depresión

Vitamina C

La dieta tiene que ser rica en minerales y vitaminas. Es importante aumentar las vitaminas niveles de vitamina C, porque intervienen en la síntesis de neurotransmisores, contrarrestando los efectos negativos del estrés y nerviosismo por ser antioxidante.
La encontramos en los cítricos, naranjas, mandarinas, limones, pomelos, kiwi.

Triptófano y vitamina B

Triptófano es un precursor de la serotonina, el neurotransmisor más importante de la estabilidad en el campo anímico. Tomar un vaso de leche caliente antes de ir a la cama aporta el triptófano de la leche, y ayuda a relajarse.
Se deben consumir: legumbres, cereales como avena, frutos secos, además ajos, cebollas, verduras de hoja verde, y lácteos.

Ácidos grasos poliinsaturados Omega 3

Lo encontramos en el pescado azul y los frutos secos, sardinas, salmón.

Vitamina D

Estudios recientes han dado como resultado que los niveles bajos de vitamina D están relacionados a los síntomas de depresión. Es importante recordar que el 90% de la vitamina D se sintetiza en la piel por los efectos de los rayos del sol.

Importante

Además de llevar una dieta equilibrada, los expertos nos recuerdan la importancia del ejercicio físico al aire libre. Beneficia episodios depresivos y su prevención.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Infosalus, Diario Salud, RFI. recetasteknohastag.com

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *