Cúrcuma y limón para mejorar la digestión

Si últimamente sientes que tu digestión está un tanto lenta y pesada, quizá puedas probar con esta bebida natural de cúrcuma y limón para mejorar tus procesos digestivos y sentirte mejor después de comer. Además, como extra, esta bebida te ayudará a perder esos kilos de más, ya que mejora el ritmo del metabolismo y controla el hambre.

Tanto la cúrcuma como el limón tienen excelentes propiedades antioxidantes y depurativas, al tiempo que su aporte de vitaminas y minerales sumarán en salud. Además, es una combinación antiinflamatoria y alcalina, y aporta muy pocas calorías.

Beneficios de la cúrcuma

Se trata de una raíz muy empleada desde antaño en la medicina tradicional china y en ayurveda, que pertenece a la misma familia que el jengibre y que se utiliza no solo como condimento sino también gracias a sus propiedades medicinales.

Entre sus propiedades, destaca su acción analgésica y antiinflamatoria, que puede contribuir a calmar, por caso, molestias musculares y trastornos como la artritis. Además, gracias a su alto aporte de antioxidantes contrarresta la acción de los radicales libres, previniendo el daño celular y mejorando la función metabólica.

Su aporte nutricional incluye: proteínas, fibra, niacina, vitaminas A, C y E y minerales como el calcio, potasio, hierro, zinc y magnesio.

curcuma_1

Beneficios del limón

El limón, por su parte, es una de las frutas cítricas mejor valoradas: aporta vitamina C y pectina, fibra natural que mejora la digestión y el tránsito intestinal. Aunque su sabor sea ácido, es uno de los alimentos alcalinos por excelencia. Además, es un buen antibacteriano que fortalace el sistema inmunitario y reduce el riesgo de infecciones.

Cómo preparar esta bebida natural

Es de fácil preparación y se puede consumir como complemento para bajar de peso, para controlar la presión arterial y para mejorar la digestión. Otra opción es añadirle una pizca de canela para ayudar a estabilizar los niveles de azúcar en sangre.

Qué necesitas

  • Una taza de agua caliente.
  • Un cuarto de cucharadita de cúrcuma (1,2 gramos).
  • El zumo de medio limón.
  • Una pizca de canela (opcional).
  • Media cucharadita de miel de abejas.

Preparación

Vierte la cúrcuma en la taza de agua caliente y combínala con el limón y la miel. Revuelve muy bien. Añade una pizca de canela y deja reposar por cinco minutos.

Se aconseja beber durante el desayuno, o bien luego del almuerzo. Consume un máximo de dos tazas al día, al menos tres veces a la semana.

Imágenes: nichonatural.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *