Las crisis: oportunidades para cambiar, crecer y mejorar

Últimamente, sobre todo durante los últimos años de crisis, se ha puesto de moda una especie de mantra, aparentemente novedoso, según el cual las crisis son una oportunidad para cambiar, crecer, mejorar y obtener, en definitiva, resultados mejores a los actuales. También con la crisis ha hecho fortuna una idea fascinante, aunque tratada habitualmente de manera superficial: reinventarse.

En verdad, la reflexión sobre la necesidad de renovarse no ha nacido durante estos años ni es solo patrimonio de los momentos de crisis. La idea de movimiento, de cambio, es inherente a nuestras vidas desde siempre. A veces los cambios son esperados y otras, inesperados. A veces son rápidos y otras, lentos. A veces son superficiales y otras son realmente profundos.

cambios

Sea como sea, a lo largo de nuestra vida experimentamos muchos momentos en los que es necesario que cambiemos y, en ocasiones, acabamos viviendo esas épocas como un nuevo comienzo. A veces ese comienzo es tan radical que parece que estemos empezando la vida como bebés grandes que descubren el mundo por primera vez varias veces en el transcurso de una existencia. Esos comienzos son, sin duda, grandes obras de transformación personal.

Hay personas que, llevadas por su espíritu aventurero o bien por calamidades ajenas a su voluntad que las obligan a ello, sufren o llevan a cabo grandes giros biográficos, incluso a edades en las que parecería impropio o ya innecesario acometerlos. En realidad no es necesario ser ningún aventurero extremo, ningún emprendedor arriesgado ni pasar por experiencias personales intensamente catárticas para que en nuestra vida aparezca la necesidad, o el deseo de empezar.

new-life

Cambiar de ciudad o de país es una circunstancia en la que la persona tiene, sin duda, que empezar otra vez a construir muchos aspectos de su vida que probablemente ya tenía muy asentados. Nuevos espacios, ocupaciones, relaciones; a veces, incluso, muy diferentes a las de origen aportan la sensación de que la persona está empezando, en algunos temas, otra vez su vida.

Por supuesto, en cualquier hito vital relevante estamos empezando “de nuevo”: la universidad, un nuevo trabajo, pasar a vivir en pareja, tener un hijo, jubilarse o perder el trabajo. En todas estas situaciones, sean inesperadas, deseadas o no, la persona tiene que empezar, reconducir, reajustar multitud de aspectos de su vida.

Si con la crisis se ha popularizado la idea de “reinventarnos”, lo cierto es que, con cada cambio, con cada movimiento relativamente importante de nuestras vidas, estamos reinventando esa persona que somos y que, o sigue moviéndose o, desde luego, no mejorará.

Para empezar de nuevo hace falta poner en marcha una serie de cualidades. La flexibilidad y la paciencia son dos de las más importantes. A veces, cuando cerramos una etapa y pretendemos abrir una nueva, cuesta un tiempo adaptarse a nuestras nuevas costumbres, espacios, compañías e, incluso, a nuestra nueva identidad. Hacer las cosas de otra manera, cambiar de códigos y hábitos, tener que convivir con la incertidumbre o con una realidad que todavía nos resulta desconocida demandará de nosotros una buena dosis de templanza, al menos hasta que nos acostumbremos a nuestro nuevo comienzo y el rodaje se haga más fluido.

Otra capacidad que es necesario que manejemos con destreza es la de sacar provecho de la experiencia acumulada: empezar de nuevo no significa, necesariamente, empezar de cero. Todos tenemos, o debemos cultivar, un patrimonio relacional, material y de experiencias que, aunque al principio no lo parezca, nos va a servir como guía hasta que incorporemos nuevos elementos a ese bagaje y lo nuevo, desconocido y difícil pase a formar parte de nuestro repertorio de capacidades y recursos.

Por supuesto, todo comienzo novedoso, tanto si es deseado como si es sobrevenido por los acontecimientos, requerirá que cuanto antes tiremos de confianza: confianza en nosotros mismos, en el futuro, en los demás. No se trata de fe ciega, o de dejarnos llevar por ilusiones que carecen de toda base real. La confianza tiene que fundamentarse en toda la experiencia acumulada, en una observación realista de la situación actual y en una actitud basada en la creencia en que la mejora y la evolución son posibles.

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/salud`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler(' <!DOCTYPE...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/lo in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367